Enmarcamos un recorrido de 1 semana en el John Muir Trail en un viaje más largo en el que también visitaremos el Cañón del Colorado y Yellowstone. Los dos últimos están bastante en medio de la nada pero no así la sierra Californiana, relativamente cerca (a escala americana, se entiende) de centros de población importantes.

La experiencia del año anterior en Islandia nos había dejado huella y había cambiado definitivamente nuestra idea del viaje. “Sin dejar nada atrás, mola mucho más”, o esa sensación de libertad que te da saber que, eso mismo, no dejás nada detrás cuando te mueves. En EE.UU. esto puede ser complicado, por las enormes distancias (que, en parte, nos autoimponemos, al componer el viaje de tres estaciones), el relativo aislamiento y la carencia de transporte público. Parece que no haya más remedio que recurrir al típico coche alquilado…

Pero, ya digo, el no dejar nada atrás (ni el coche) y no tener que volver al punto de partida es un punto extra. Intentamos acomodar algo así en nuestra primera visita senderista a Norteamérica y la Sierra Nevada era el candidato perfecto: primera etapa (luego ya tendríamos tiempo de alquilar coches), acceso posible en transporte público y posibilidad de rutas lineales en las que no tuviéramos que volver atrás.

La idea inicial sobre la Sierra Nevada no era tan genérica; el nombre que nos llevó allí fue Yosemite. En realidad, esta nuestra primera visita al oeste norteamericano era la casi-típica ronda de parques nacionales (Yosemite, Gran Cañón, Yellowstone) sólo que nos quedábamos en “sólo” esos tres, empleando amplio tiempo para recorrer cada uno a pie, en lugar de añadir a la lista Arches, Bryce, Redwood, Monument Valley, Rocky Mountain, etc… todos tan “juntitos” (en el mapa, al menos)

Estudiando Yosemite y sus senderos, rápidamente nos llamó la atención el John Muir Trail o JMT. A ritmo normal-tranquilo, se tardan unas 3 semanas en recorrerlo y nosotros queremos estar en la Sierra Nevada alrededor de una… ¿podemos hacer un recorrido de una semana en el JMT? La respuesta no es tan inmediata: esto es Norteamérica y aquí no te encuentras una carretera todos los días cuando transitas por las montañas, ni hablar de un pueblo o similar. Es decir, no es cuestión de elegir cuándo quieres salir del sendero sino cuándo vas a tener siquiera posibilidad de hacerlo. Pero he aquí que, dado nuestro ritmo tranquilo (unos 15 km por día), justo al cabo de unos 6 días pasaríamos por uno de los pocos accesos por carretera al JMT, en Reds Meadow. Ahora, necesitamos salir de allí de alguna forma…

La localidad más cercana es Mammoth Lakes, pueblo turístico a pie de Sierra que vive principalmente de la estación de esquí. Hay una línea de autobús que pasa por allí una vez al día rumbo a Los Angeles, lugar ideal para alquilar un coche y para partir rumbo al Cañón del Colorado, nuestro siguiente destino. Trato hecho, entonces: volaremos a San Francisco, de donde tomaremos un tren a Merced, un autobús hasta el mismo valle de Yosemite y, de ahí, será todo caminar (nos hemos dado 7 jornadas) hasta Reds Meadow. Desde ahí, nos acercamos a Mammoth Lakes y allí tomaremos el Greyhound a L.A.

Nota: el Greyhound de la carretera 395 (Reno – Los Angeles, con parada en Mammoth Lakes) fue retirado de la circulación meses después de que nosotros lo utilizáramos y, que yo sepa, no ha vuelto a funcionar.