Típica escena matinal altarrutera: desayuno en el valle de la Barrosa

Lista de material para la ruta; comentarios, a continuación:

Item
Cantidad
Peso
(gr.)
Subtotal
item
Ropa
   
Aislamiento: Pullover MEC Northern Lite 2
1
300
300
Impermeable: Chaqueta O2 Rain Shield
1
150
150
Cortaviento: Montane FeatherLite Smock
1
80
80
Pantalón Francitel desmontado (corto)
1
230
230
Pantalón Franciltel desmontado (piernas, sin guetres)
1
119
119
Impermeable: Minifalda silnylon
1
23
23
Camiseta Millet Carline 150 Polartec Power Dry manga larga
1
190
190
Camiseta Lowe Alpine Dryfo zone manga corta
1
117
117
Calzoncillos polyester Vaude (grises)
1
38
38
Calzoncillos polyester Vaude (negros)
1
60
60
Calcetines Smartwool light hiker (par)
1
70
70
Calcetines Bridgedale trail runner (cortos, par)
1
50
50

Ropa accesoria
Sponte
1
23
23
Sombrero ala ancha Columbia
1
85
85
Gorro forro polar Quechua
1
50
50
Guantes de plástico gualtrapas (par)
1
2
2
Braga buff
1
40
40

Calzado

Zapatillas Vasque Velocity (par)
1
810
810

Sistema de acampada y material para dormir
Piqueta aluminio MSR Groundhog
4
17
68
Piqueta titanio gancho 15 cm. BMW
6
7
42
Gossamer Gear polycro suelo
1
38
38
Gossamer Gear Spinnshelter
1
303
303
Saco de dormir pluma Nunatak Arc-Special
1
430
430
Aislante de espuma Artiach 185 x 55 x 1.2 cm.
1
135
135

Mochila

Mochila Granite Gear Virga 3200 ci
1
635
635
1
50
50

Varios

Bastón plegable Leki Makalu ultralite titanium
2
250
540
Botiquín de primeros auxilios (estándar largo recorrido)
1
100
100
Frontal Black Diamond Ion (con baterías)
1
32
32
Paraguas Montbell reducido
1
140
140
Brújula Recta DS 40
1
47
47
Saco Silnylon Golite XS
1
13
13
Saco Silnylon Golite M
1
14
14
1
18
18
Portamapas Silva
1
66
66
Cepillo de dientes
1
3
3
Protección solar
1
15
15
Protección labial (solar para los labios)
1
5
5
Gel desinfectante (bote pequeño)
1
15
15
Silbato
1
7
7
Bolígrafo
1
5
5
Cinta americana
1
15
15
Mosquetón mini
1
6
6
Aguja, hilo, imperdibles (4)
1
4
4
Papel para limpieza
1
5
5
Guía
1
403
403
Mapas: conjunto específico necesario
1
270
270

Cocina; contenedores y tratamiento de agua
Hornillo de gas Coleman Ultralight
1
77
77
Bombona de gas mediana (bombona)
1
160
160
Bombona de gas mediana (gas)
1
220
220
Cazuela MSR Titan kettle (0.85 l.) (sin tapa)
1
90
90
Cuchara lexan
1
10
10
Cuchillo Wenger
1
22
22
Mechero
1
12
12
Cerillas de emergencia
1
2
2
Contenedor Platypus 2 l.
1
37
37
Contenedor Platypus 1 l.
1
27
27
Pastillas potabilizadoras de cloro Lifesystems (envase con 150 unidades)
1
15
15
Funda aislante para bolsa zip
1
15
15
Pantalla antiviento para hornillo de gas
1
1
5
1
8
8
Comida y sus envases
1
800
800

Electrónica

Cámara de fotos Pentax Optio S50 (con pilas)
1
165
165
GPS Garmin Geko 201 + pilas (2 AAA)
1
95
95
Altímetro reloj de pulsera Avocet Vertech II Alpin
1
45
45

Total
7657
Puesto
1945
Consumibles
1748
Peso base
3962

El peso total comprende todo lo que llevo que no sea físicamente mío. Sin excepción.

Para obtener el peso base, se restan del total dos conceptos: el peso de lo puesto y el de los consumibles. En lo puesto entra la indumentaria básica (en condiciones normales) más el reloj y los bastones. Todo esto se lleva, pero no a la espalda. Los consumibles son, obviamente, la comida y el agua pero también el combustible y, atención, los mapas y la guía (tradicionalmente, no se consideran parte del peso base aunque esto es un poco discutible; desde luego, las partes usadas se irán a casa en cada oficina postal).

La lista contiene absolutamente todo lo que pienso llevar salvo el agua (típicamente, entre 0 y 2 litros, dependiendo del momento). Contiene absolutamente todo lo demás, incluídos envases (los del agua, por ejemplo), a veces obviados en las listas de material. He sido riguroso con esto hasta el punto de que he incluído en el peso base la bombona de gas que, habitualmente, se considera un consumible, en un abuso del concepto, a mi entender, porque lo que es consumible es el gas; la bombona hay que llevarla en todo momento y siempre pesa igual.

La comida está incluida pero de una forma orientativa: calculando 800 gr. diarios (envases incluídos) y sólo se ha considerado comida para un día. El peso base no variará si se aumenta el número de días (el peso total sí lo hará).

El peso de los mapas está estimado. No influye en el peso base porque está incluído entre los consumibles.

La minifalda impermeable, el Siltoldo, el quemador de alcohol, alguno de los sacos de silnylon y otras pequeñas cosas como la funda aislante para bolsa zip o la pantalla antiviento para el hornillo de gas son objetos autoproducidos.

El quemador de alcohol va de suplente. Pesa sólo 8 gr. Mi estrategia es hacer durar la bombona de gas durante todo el viaje (y olvidarme de repostar gas, con lo que me echo un peso a la espalda pero me quito un peso de encima, valga la paradoja). Mis cálculos dicen que 220 gr. de gas me pueden durar 30 días, al ritmo que yo consumo el gas pero, si algo falla, seguro que es mucho más fácil conseguir alcohol que gas. Cocinaré en bolsa (de ahí la funda aislante), con lo que me limitaré a hervir el agua, entre 400 y 500 ml. según lo que necesite preparar y el resto del trabajo lo hará la funda aislante. Calentaré agua sólo para la cena. Utilizando la pantalla cortaviento que ayuda, además, a evitar dispersión del calor generado, espero consumir alrededor de 7 gr. de gas por día, en condiciones normales..

Los guantes “gualtrapas” son de los de coger la fruta en el supermercado. Son muy frágiles pero van como equipo de emergencia y, dado que su peso es casi nulo (he puesto 2 gr. por poner algo), llevarlos en esas condiciones es aceptable. En condiciones (no esperables pero posibles) de lluvía y frío, pueden ayudar a salvar la papeleta, especialmente si se combinan con los calcetines suplentes, que tienen asignado el papel de guantes aislantes de emergencia.

El paraguas es “reducido” porque le falta casi todo el mango. La verdad es que se me rompió por accidente pero acertó a romperse por el sitio exacto por donde lo hubiera cortado si hubiera querido reducir peso. Genial, porque así no tuve que tomar la siempre dura decisión de “destrozar” material para hacerlo, de alguna manera, más funcional. Ahora, lo uso en combinación con una sección de uno de los bastones, que hace de mango.

He procurado ser riguroso conmigo mismo a la hora de computar el peso de lo “puesto”. No me gusta cómo algunas listas, en un esfuerzo por reducir el peso base para conseguir esas mágicas cifras que quedan tan bonitas, colocan en lo puesto las cosas que esperan llevar en los bolsillos o colgadas por ahí (la brújula, el mapa, el gps…), me parece una forma de maquillar los números. Prefiero que mis números sean reales de verdad, aunque me salgan menos pintones. He tenido en cuenta sólo lo que voy a llevar puesto en una situación lo más estándar posible, a saber: camiseta de manga larga, pantalón corto, calzoncillos, calcetines y zapatillas más el reloj y los bastones. No incluyo el gorro, que llevo siempre que haga sol en las horas centrales del día, ni la brújula, que siempre va en un bolsillo.

La camiseta principal es de manga larga, cuello alto y con cremallera en el pecho. Es lo más versátil: si hace calor, se puede uno arremangar y abrir la cremallera; si hace frío, se cierra todo y se levanta el cuello. Las mangas largas ayudan también a proteger del sol, de forma que no hace falta crema solar en los brazos.

La crema solar va en cantidad mínima (y sobrará). Sólo la usaré en puntos muy concretos de la cara donde no llega a cubrir el ala del sombrero: típicamente, la nariz y mejillas. No es práctico utilizarla en grandes cantidades, especialmente cuando no te puedes lavar demasiado bien al final del día. Es mejor utilizar ropa para proteger la piel: el sombrero, camiseta de manga larga e, incluso, pantalón largo (aunque esto espero usarlo poco; las piernas suelen tener la piel más curtida).

Todos los pesos han sido obtenidos por mí mismo, ninguno es el especificado por el fabricante (cuando lo especifica). A veces coinciden, a veces no. Me quedo con el que he medido yo, desde luego.

Rendimiento

Sistema de acampada

Planteamiento

Unos pocos meses antes de afrontar esta ruta, asumía que la Cave 2 de Golite sería mi opción óptima como refugio para uno. Después de unos cuantos ensayos con material un poco (o no tan poco) más extremo, me replanteé la cuestión hasta el punto de descartar la Cave 2. El ahorro de peso podía llegar a ser espectacular y las experiencias, positivas, me ayudaron a envalentonarme. El Siltarp 5’x8′, una simple lona rectangular de 1.50 x 2.40 m, me parecía aún demasiado exhiguo para una ruta tan larga; de la necesidad de algo así de simple pero que ofreciera algo más de protección nació el Siltoldo y, en principio, este era el máximo candidato a venirse a los Pirineos.

Mientras, y ante la duda, decidí que era razonable tener alguna carta más que jugar y me hice con un “engendro” comercial, el Spinnshelter de Gossamer Gear que, construído en nylon spinnaker y con unos 300 gr. (una vez selladas las costuras y añadidos los cordajes), me ofrecía un diseño más elaborado y más espacio protegido que el Siltoldo a cambio de cambiar el ya de por sí liviano silnylon por el semitransparente spinnaker… el Spinnshelter, mi refugio de papel.

El virus del ultraligerismo se propaga rápido, a veces, y no hay quien lo pare. Lo que hace poco me parecía ligero (Cave 2) ya me suena pesado. A pesar de la premura y de que ni Siltoldo ni Spinnshelter han pasado por el necesario periodo de pruebas y sólo se han enfrentado a condiciones benignas (porque el tiempo no se encarga), será uno de los dos el que se venga.

Al final, preferí confiar mi bienestar a los profesionales que a mi dudosa habilidad con la máquina de coser y me llevé el Spinnshelter.

Cuando, durante 4 días, compartí sendero con mi viajera a pie preferida, lógicamente, necesitábamos un refugio más grande y aprovechamos para hacer la inauguración oficial en larga ruta de nuestra nueva y reluciente Hex 3.

Finalmente, la Cave 2 tuvo su oportunidad. La explicación, a continuación.

Spinnshelter

Afrontó lluvia ligera y viento moderado. Con la lluvia, ningún problema. El viento provocó mucho ruido del material, movimiento general y la sensación de que aquello iba a salir volando en cualquier momento pero superó la noche sin ningún incidente real ni secuela aparente. De todas formas, dormí bien poco. Salí a reajustarlo al menos un par de veces para bajar su perfil y hacerlo más discreto; no era fácil porque el terreno era muy rocoso y era complicado clavar las piquetas, quizá por ello no conseguí una configuración que me hubiera dado más confianza.

Me resultó un tanto limitado en espacio (factor psicológico más que físico) ante condiciones adversas.

Preferí pasar una noche dentro de un refugio a utilizarlo en una zona relativamente expuesta ante la perspectiva de viento racheado y fuerte y posible lluvia tormentosa (hubo mucho viento pero no lluvia, a la postre). Esto me hizo ver que no confiaba en el Spinnshelter lo suficiente.

Decidí cambiarlo por un producto similar pero más grande y de un material más resistente tras la primera semana, cuando tuve oportunidad. Creo que hubiera funcionado bien para el resto del viaje pero mi falta de experiencia con él me provocaba falta de confianza y creaba inquietud en cuanto las condiciones se torcían.

Spinnshelter en el col d’Hauzay

Hex 3

Usada 3 noches, mientras fuimos dos. Soportó lluvia muy fuerte y de larga duración. No tuvo que soportar viento significativo. Contra la lluvia, funcionó muy bien salvo porque las costuras, que no estaban selladas, terminaron goteando levemente. Una de ellas, la correspondiente a uno de los lados de la cremallera, goteó fuertemente; en la costura bajo tensión eran visibles los huecos dejados por el hilo. Parece evidente que conviene sellar las costuras, especialmente esta.

La planta es grande y no siempre fue fácil encontrarle un sitio en zonas pedregosas. Nunca conseguí que el suelo formara adecuadamente la bañera y aún no sé por qué.
La Hex 3 da la sensación de ser muy sólida, a prueba de bombas y nos hizo sentir muy seguros. Es muy espaciosa para dos y todo su material.

Hex 3 en el valle de Arrious, el Midi d’Ossau al fondo

Cave 2

Soportó lluvia fuerte, algo de granizo leve y bastante viento. Lo hizo todo muy bien, como de costumbre. Vino a sustituír al Spinnshelter y básicamente cumplió su misión de devolver la confianza y la paz psicológica que trae el saber que tienes un refugio capaz de capear lo que le echen. El único problema notado fue la condensación intensa cuando había sido montada para condiciones extremas (tormentas) que llegaron y pasaron, dejando un ambiente húmedo y sin viento. Corregir el montaje, en uno u otro sentido (o montarla originalmente) fue complicado en zonas altas y pedregosas (a causa del terreno pedregoso, claro está).

Como ya es sabido, máxima protección significa alta seguridad pero a un precio: la Cave 2 se convierte en un sarcófago.

Cave 2 en la esplanada de Les Conques, Pirineo oriental

Mochila

Granite Gear Virga

Excelente. Tiene el tamaño perfecto para meterlo todo dentro (aislante incluído) formando un bulto compacto y cómodo de llevar y con 6 días de comida no estaba aún llena a reventar. Conseguí solucionar el problema que me había dado en otros viajes (rozaduras en la parte inferior de la espalda, donde los huesos de la pelvis sobresalen un poco (los míos, al menos)) a base de destensar el cinturón lumbar y las hombreras y hacer que la mochila descansara un poco más baja, no al contrario, como había intentado hasta entonces. El peso descansaba, de esta forma, casi íntegramente en los hombros pero esto nunca supuso un problema, ni siquiera al comienzo de cada sección, cuando la carga era máxima: el conjunto seguía siendo lo suficientemente ligero y ni siquiera esa protuberancia en mi clavícula derecha se quejó.

La Virga es muy cómoda si se empaqueta todo correctamente. Es minimalista pero el acolchado de las hombreras es muy bueno y, en contra de la opinión general de la comunidad senderista, los bolsillos sí me han resultado útiles (la botella de agua iba en uno).

El único problema que ha quedado ha sido el sudor en esa espalda difícil de ventilar. A veces lo intenté descansando algo de peso en la cadera pero la postura no era muy natural y quería evitar las famosas rozaduras. Un aislante más rígido hubiera ayudado pero se trata de usar lo que hay, no de modificar lo que hay para que funcione mejor en su uso secundario. De todas formas, el sudor sólo fue insoportable en los días de más calor/humedad; el resto del tiempo, bastaba el breve descanso de la comida para secar camiseta y mochila, no era tan grave.

Collada de Meners, norte de Andorra

Saco de dormir

Nunatak Arc Special

Aceptable. Pasé frío algunas noches pero sólo en una de ellas agoté los recursos (chaqueta aislante), en Oulettes de Gaube, donde el termómetro bajó hasta -3º C. El resto, con temperaturas habituales entre 0º y 5º C por las mañanas, si pasé algo de frío fue más por evitar la maniobra de vestir la chaqueta. Eso sí, vestí el antiviento casi todas las noches. Rara vez usé el pantalón; los pies permanecieron siempre calientes.

Me he dado cuenta que, cuando el Arc se coloca ajustado, es más difícil darse la vuelta sin provocar alguna corriente. No es un gran problema pero está bien saberlo.

En general, me ha servido bien y volvería a llevarlo. Por 430 gr., es un valor excepcional.

Calzado

Zapatillas Vasque Velocity

Notable. Muy cómodas y mis tobillos nunca echaron de menos la protección que no tenían. Las suelas están ya bastante gastadas pero han llegado al final con solvencia. La falta total de impermeabilidad pesa un poco cuando la vegetación está saturada de agua pero ayuda mucho saber que no tiene mayor importancia llevar calcetines húmedos porque se van a secar enseguida.

Es difícil decir cómo hubiera sido la ruta con otro calzado más pesado pero el hecho de haber mantenido una excelente salud en los pies con el esfuerzo tan grande al que les he sometido es, probablemente, en buena parte, gracias a un calzado adecuado. Digo lo mismo de las plantillas conformables que, posiblemente, algo han tenido que ver también.

Mirando al mar. Zapatillas contentas de haber llegado al final

Colchoneta aislante

Artiach de espuma de alta densidad

Aceptable. Frágil y blando (está bastante aplastado ya) pero es el precio de que sea tan ligero, esto es, se resiente la durabilidad pero no las prestaciones; al menos, no hasta el fin del viaje. Nunca he notado frío proveniente del suelo, ni siquiera en las noches de temperaturas más bajas, con lo que la conclusión es que ha funcionado y ha resultado suficiente aunque sospecho que más de una vez ha estado cerca de su límite.

Llevé el aislante íntegro, sin recortar: 185 x 55 x 1.2 cm

Al ser poco consistente, no ha funcionado tan bien como armazón de fortuna para la mochila pero esa no es su función principal (la ha cumplido bien, también, de todas formas).

Suelo

Lámina de Polycro Gossamer Gear

Aceptable. Ha cumplido su misión de mantener aislante y saco limpios y libres de la humedad del terreno y, aunque parezca increíble, dado lo fino que es, no tiene ni un rasguño tras 20 noches de uso, algunas en terreno terroso/pedregoso. No ha habido episodios de lluvia invadiendo el interior del refugio con lo que no ha tenido que contender con eso. La menor brisa lo levantaba en los bordes y era necesario usar pesos: las zapatillas, botellas de agua o alguna piedra.

Ropa

Aceptable. Todas las piezas han cumplido su misión y no he echado de menos nada, a pesar de haber ajustado más que nunca para una ruta larga. Mención especial para la camiseta titular, de Millet que, a pesar de las enormes sudadas que se ha llevado, se ha mantenido siempre razonablemente soportable y, cuando la he lavado, ha secado inmediatamente y ha quedado prácticamente libre de olores a pesar de haber sido lavada sólo con agua. La camiseta suplente / para dormir ha tenido un trabajo mucho más fácil pero ha cumplido bien su principal misión: pesar poco en la mochila.

Los calcetines de lana (Smartwool light hiker) han aguantado el trote como unos campeones y sólo recuerdo un momento muy puntual en que sentí frío en los pies (la mañana de los -3ºC). Secaban razonablemente bien tras los lavados (y, hacia la segunda parte del viaje, los he lavado casi a diario). Como con la camiseta, los suplentes (Bridgedale, cortos, principalmente lana pero no 100%) han tenido un trabajo más sencillo, sólo han sido para dormir. Pesan muy poco.

Calcetines de lana

La chaqueta O2 Rainshield sigue sorprendiéndome por lo bien que transpira y lo impermeable que es y, en definitiva, por lo bien que funciona, con ese diseño tan tosco (mejor, ese no-diseño, saco-de-patatas) y esa apariencia de papel que tiene. Funciona.

Otro color poco discreto

La chaqueta aislante resultó más que suficiente para las temperaturas nocturnas y mañaneras y nunca aguantó puesta más de unos pocos minutos tras iniciar la marcha. MEC Northern Lite pullover no es lo más sofisticado del mercado pero aún es abrumadoramente mejor que cualquier forro polar. Calienta más que un forro de grosor medio y pesa casi la mitad. Interior y exterior en nylon (ni sé cuál) y aislamiento Primaloft.

300 gramos

La camiseta cortaviento ha seguido demostrando su valor incalculable en un sistema de capas. Añade una cantidad desmesurada de versatilidad por unos míseros 80 gr. Montane Featherlite smock, Pertex Microlight.

Los pantalones, desmontables Francitel en nylon Supplex, han llegado al final de milagro, llenos de agujeros y con un buen parche de cinta americana en un siete tamaño XL pero es que estaban muy viejitos ya.

La minifalda de silnylon sigue demostrando ser la prenda impermeable perfecta en verano por debajo de la cintura. Usarla en la civilización mientras se seca el pantalón que he lavado ha supuesto un reto nuevo y distinto resuelto con, digamos, éxito. No tengo fotos de esto, lo siento.

Hornillo

Coleman F1 Ultralight

Aceptable con un pero: el mecanismo de atornillar/desatornillar para plegar los soportes se atoró en dos ocasiones y la segunda fue para siempre. Urgando para intentar arreglarlo, me llevé por delante una pestaña de la temida pieza de plástico y decidí que era mejor no tocar más. El quemador siguió funcionando bien y a buen rendimiento pero provoca cierta desconfianza que algo nuevo empiece tan pronto a tener achaques.

Balleta de cocina

Indispensable. Tan pequeño elemento merece su apartado particular porque su utilidad va más allá de lo imaginable: secar la condensación en la lona, toalla para el cuerpo (tanto en montaña como en civilización) y única forma de atreverme a lavarme al final de la jornada en algún río o lago de aguas heladas cuando el sol ya se ha ido y el termómetro está en números de una cifra. Insisto, indispensable. 23 gramos; los 23 gramos más rentables.

Balleta secándose al sol, Coll de Calberante

Paraguas

No lo usé siempre que llovió ya que hubo alguna ocasión en que preferí evitarme el tedio y mojarme un poco pero agradecí tenerlo en varias ocasiones, especialmente cuando me pasé una agradable mañana caminando bajo lluvia tranquila pero constante sobre una buena pista en el la bajada a Pla de Boavi (día 20). Aparte de eso, es un elemento que proporciona confianza aunque probablemente prescindible, estrictamente hablando, en unas montañas donde mantenerse seco no es tan crucial ya que siempre hay vías de escape a mano. Yo prefiero jugar a ser autónomo, para mí, el paraguas es imprescindible.

Paraguas con mango ajeno

Piolet

Camp XLA210

No hizo todo el camino. Me hubiera sentido un poco ridículo (por mí mismo, no por el “qué dirán”, eso me da igual) salir con él desde Hendaya después de haber estado contando gramos. Teóricamente sólo útil en el alto Luchon; concretamente, en el col de Gourges Blancs, collado inferior de Literola y zonas intermedias.

El XLA se vino por correo hasta Gavarnie, última estación antes de la zona en cuestión y la idea hubiera sido reenviarlo a casa. Por desgracia, esto último no fue posible de forma directa (hubiera tenido que desviarme de la ruta y, francamente, prefería cargar con los 265 gr. del trasto) y acabé sintiéndome un poco ridículo paseando mi piolet por todo el pirineo oriental.

Lo peor de todo es que ¡no llegué a usarlo! Aunque sé de gente que lo echó de menos pocos días antes de que yo pasara por allí. Todo dependía de las condiciones climáticas en las zonas nevadas. Especialmente, el collado inferior de Literola tiene un descenso en pendiente muy pronunciada que, con nieve dura, hubiera hecho el piolet muy útil y hasta ¿imprescindible?… muy peligroso sin él, al menos. En cualquier caso, tuve la suerte de cruzar entre Gourges Blancs y Literola con buen tiempo y la nieve estaba blanda en superficie con lo que los bastones bastaron para ayudar a guardar el equilibrio. El XLA permaneció a la espalda.

Banyuls. Un piolet en la playa