En contra de lo que pueda parecer, las mantas, edredones o sacos, lo mismo que la ropa de abrigo, no calientan. Lo que sí hacen es atrapar aire y mantenerlo ahí, quieto y estable. Es nuestro propio calor corporal el que calienta ese aire. Como consecuencia, tenemos a nuestro alrededor una capa de aire caliente que es lo que nos mantiene a una temperatura agradable. Es por esto que una misma prenda no “calienta” igual a dos personas diferentes o incluso a una misma persona en circunstancias diferentes.

En definitiva, el saco de dormir es nuestra “ropa de cama” e, insisto, dado que cumple la misma función que aquella, no debería ser muy diferente. Hay, sin embargo, algunas características específicas del saco de dormir que le diferencia de lo que usamos en casa:

  • Debe ser ligero y compresible para fácil transporte.
  • Su diseño debe evitar las corrientes de aire frío

Parece poca cosa pero es lo que hace que un saco de dormir sea lo que es y no usemos, por ejemplo, una manta (que pesaría demasiado).

La capacidad aislante de un material viene dada por su habilidad para atrapar aire. Entre los aislantes típicos utilizados, tanto para aire libre como para uso doméstico, encontramos la lana, la pluma, el forro polar y numerosas fibras sintéticas basadas comúnmente en poliéster. El uso de estos materiales viene dado por la capacidad de sus fibras para atrapar aire y la elección entre ellos vendrá dada por criterios tales como peso, precio, resistencia a la humedad o capacidad aislante en presencia de ésta.

En realidad, un saco de dormir no es muy diferente de un edredón de los que usamos en casa. Incluso, y dependiendo del diseño del saco, hay versiones que son muy parecidas a aquellos. Veamos por qué los sacos de dormir son como son:

El condicionante básico es el peso. Un saco de dormir es algo destinado a ser cargado a la espalda, con lo que no debe pesar mucho. Esto obliga a elegir un material aislante lo más ligero posible y un diseño eficiente que posibilite la creación de esa bolsa de aire caliente que necesitamos utilizando la menor cantidad de material al tiempo que se evita la entrada de corrientes.

Es por esto que los sacos de dormir tienen forma de saco. Se trata de envolver el cuerpo en el material aislante de elección, de forma similar a como sucede en una cama clásica pero independizando el aislamiento integral de la superficie sobre la que descansemos.

Como es habitual, tendremos que asumir compromisos, habida cuenta de que ciertas propiedades son mutuamente excluyentes.

Los sacos se suelen clasificar atendiendo a un par de criterios: diseño y material aislante utilizado. Según el diseño, encontramos:

  • Sacos rectangulares. Son rectangulares. Suelen contar con una cremallera que cubre dos lados contiguos, de forma que el saco puede abrirse completamente.
  • Sacos momia. Nombre habitual de aquellos diseños que se adaptan, en mayor o menor medida, a la anatomía humana.
  • Otros. Existen diseños variados: sin aislamiento en la parte inferior, con o sin capucha, cerrados o abiertos tipo edredón.

Según el material aislante, los tenemos de pluma, de fibras sintéticas o de forro polar. En realidad, el forro polar son también fibras sintéticas, pero se suelen considerar aparte porque no se trata de la clásica configuración de material aislante emparedado entre dos capas de otro material que lo recubre. No se usan mucho debido a su elevado volumen y peso.

Algunos ejemplos que tengo por casa:

Feathered Friends Murre

9 cm. de capacidad de hinchado en capa simple, 1300 gr. de peso total, 725 gr.de relleno en pluma de 800 cuin; interior en Pertex Quantum y exterior en Epic; cremallera larga. Modelo femenino.

Marmot Hydrogen

5 cm. de capacidad de hinchado en capa simple, 588 gr. de peso total, relleno de pluma de 900 cuin (no especifica qué peso); interior y exterior en Pertex Quantum; media cremallera.

Nunatak Arc Special

5 cm. de capacidad de hinchado en capa simple, 430 gr. de peso total, 255 gr.de relleno en pluma de 800 cuin; interior en nylon antidesgarro ultraligero (30 gr/m2), exterior en Pertex Quantum; sin aislamiento en la parte inferior; sin capucha.