Distancia: 14 m / 22 km. Acumulado: 950 m / 1529 km

Comenzamos el día con el inigualable placer de meter medio cuerpo en agua helada. Bueno; en realidad, es menos de medio cuerpo, este segundo vadeo de Mono Creek, como podíamos esperar, es relativamente fácil.

Inmediatamente después, el sendero empieza a zigzaguear pared arriba para salvar el talud que nos separa del típico valle colgado, en dirección a Silver Pass. A mitad de subida, es necesario cruzar el que la literatura define como, probablemente, el torrente más peligroso del JMT: Silver Creek.

El caudal es relativamente modesto. El problema, aquí, es que Silver Creek, en esta zona, se precipita pared abajo en lo que es casi una serie ininterrumpida de cascadas. Una caída llevaría al senderista pared abajo rebotando entre las rocas así que prohibido caerse.

Llegamos al vado. Este, efectivamente, no es como los demás. El sendero, como en el resto de la ladera, está labrado en la pared y Silver Creek atraviesa el lugar en estampida. Sin embargo, parece fácil: la traza del sendero está encajonada entre piedras y el lado del valle está protegido por el pequeño murete que forman. Y ¿esto era todo?

Bueno, pues no. No era todo. Unos metros más alante, en el centro de la corriente principal, el murete desaparece y hay una pequeña poza que desagua por el hueco. La cantidad de agua no es muy grande pero, claro, se concentra toda en el relativamente pequeño desagüe y la corriente es fuerte.

No cubre mucho, a la altura del muslo; y sólo són un par de pasos pero son dos de los pasos más tensos de todo el PCT. Una caída sería fatal y uno ya no sabe si pasar a toda leche y acabar cuanto antes o hacerlo como el dios de los senderistas manda, poco a poco, cuidando de mantener el equilibrio. Por supuesto, es mejor lo segundo; dios nunca se equivoca.

El resto de los zigzags transcurren sin novedad, por una pared libre de nieve pero, llegados arriba, la esplanada correspondiente está toda nevada. El valle gira 90º, así que aún no se intuye siquiera el collado por el que habrá que salir y la orientación no es inmediata pero, esta vez, ¡tenemos huellas! que pertenecen, sin duda, a los Atomics, que salieron sólo unas horas antes que nosotros. De todas formas, las huellas duran muy poco. Las debieron dejar ayer por la tarde y durante la noche se conservan pero, en cuanto empieza a dar el sol, es cuestión de unas pocas horas que prácticamente desparezcan. En una hora o poco más ya resultan difíciles de ver.

Esto no es nada que no hayamos hecho ya antes pero sí un recordatorio de que la Alta Sierra no se ha acabado todavía. Es cierto que ya hemos pasado las zonas más altas y aisladas pero aún quedan un par de altos pasos, Silver (este de ahora) y Donohue, a las puertas de Yosemite. Personalmente (no sé lo que dicen los libros), consideraré la Alta Sierra finiquitada después de Donohue; creo que ese es el consenso habitual.

Pisando tierra firme tras una sesión de suncups

Subiendo por el valle, llegamos a la hoya previa al paso, donde está el típico lago congelado. Silver es facilito pero el sendero hace algo un poco raro: tras llegar al paso, en lugar de bajar por el otro lado, sube a uno de los picos que lo flanquean. No un gran pico (desde el collado, una colina grande) pero, como nos pilla en frontera entre dos mapas, no se veía bien.

A la vista del terreno, no me queda muy claro por qué han trazado el sendero así, no le veo mucho sentido. Quizá el manto de nieve oculta la razón pero no parece que el terreno sea difícil por la que hubiera sido ruta obvia. En fin…

La bajada resulta un tanto tortuosa pero, cuesta abajo, es fácil ver dónde vas. Llegados al borde del talud por el que decenderemos al fondo del nuevo valle, echamos un vistazo al panorama para ver cómo va a ser nuestro futuro; sobre todo, en lo que a nieve se refiere.

Es conocido que este año ha roto algún que otro record en cuanto a nevadas pero que ha sido especialmente en la zona que ahora tenemos por delante donde más ha caído. Ya no vamos a subir tan alto como hemos estado en la semana anterior pero tememos que la nieve pueda aún estar presente en cotas más bajas, con el problema que ello supondría: la orientación. Una cosa es orientarse a la vista en las zonas altas, donde la visibilidad es amplia, normalmente, y otra es tener que buscar la ruta en valles y entre bosques, con visibilidad prácticamente nula. Y eso es lo que nos podría pasar si empezamos a encontrar nieve abundante regularmente por debajo de los 3000 metros.

Cada vez hay más nieve…

El PCT/JMT baja al valle, Cascade Valley, para, inmediatamente, volver a subir por un valle lateral y alcanzar una ruta que recorre Cascade Valley desde un balcón cerca de la cresta, acercándose a sucesivas cubetas glaciales. Antes de bajar, tenemos una buena vista de toda esa sección y la vemos relativamente libre de nieve. O eso parece.

Pues no sé si era más deseo que observación objetiva pero, tras bajar a la cabecera de Cascade Valley y volver a subir hacia la mencionada ruta de altura, empezamos a encontrar cobertura prácticamente continua de nieve. Blanda, húmeda y extenuante pero no lo suficientemente continua como para que merezca la pena usar las raquetas. El terreno, en constante sube y baja, tampoco es el mejor para ellas.

La jornada se convierte en un nuevo calvario, casi más psicológico que físico, porque nos vemos muy limitados en movilidad en una zona en la que esperábamos caminar sin mayor problema. Necesitamos un reajuste mental.

Un poco hartos de tanta nieve pero… hay estampas tan bonitas…

A veces, cuando, a causa del acceso y salida de vaguadas u hoyas, recorremos un tramo de ladera con orientación sur, apenas hay nieve pero, el resto y, especialmente, en las mencionadas hoyas, está cubierto.

Acabamos el día con una ridícula cifra de kms. avanzados pero nos tendremos que dar por contentos con esto. Tampoco tenemos prisa. Y, además, el campamento, en la hoya de Duck Lake, es precioso.

This entry is part 23 of 118 in the series PCT Relato Completo
Series Navigation<< Día 52: Vermillion Valley Resort – Past Pocket MeadowDía 54: Duck Lake – Plateau over Johnston Meadow >>