Distancia: 28 m / 45 km. Acumulado: 1241 m / 1997 km

Después de todas las cosas bonitas que decía sobre esta zona, ayer mismo, la primera parte de este día me enfría los ánimos un poco: elevación más moderada, mucho bosque y varios cruces con pistas convierten a este área en algo mucho más mundano. Afortunadamente, hay más atractivos por venir.

Ya a la altura de la que va a ser última pista forestal del día, el terreno ha vuelto a mirar hacia arriba y los perfiles son más agrestes. Como suele suceder, una parada para comer implica la reunión de los cinco de anoche. Heike también va a Pooh Corner, los demás no, y acordamos llegar juntos hasta allí. A Heike le gusta caminar con alguien. Intentaremos avanzar hoy todo lo posible y llegar mañana a buena hora a Donner Summit y Pooh Corner.

El PCT toma una enrevesada ruta bajo una aérea cresta y esto vuelve a ser muy bonito. Unos cuantos zigzags nos llevan a cruzar la cresta para acabar en una larga travesía por la misma loma, con muy buenos panoramas a ambos lados; especialmente, hacia el enorme y ahora omnipresente lago Tahoe, casi un pequeño mar entre montañas.

Caminando sobre la cresta. Lake Tahoe al fondo

Como suele suceder cuando te juntas con alguien con quien no has caminado antes, aún no hay sintonía y nadie se atreve a sugerir un descanso y, así, seguimos y seguimos y avanzamos más de lo esperado. Bueno, llega el momento en que yo tengo que comer algo o no doy un paso más pero creo que el sentimiento era compartido.

Bajamos, por fin, de la cresta para un corto tramo por la cabecera de un par de valles y de vuelta para arriba. Yo había estimado llegar a esta zona hoy y darlo por bueno pero es pronto aún y decidimos seguir. Como ya me ha sucedido otras veces, Heike me va cayendo mejor con el tiempo; en alguna primera impresión, me había parecido un tanto egocéntrica pero veo que, en el fondo, es agradable y buena compañía. Eso está bien.

Tras un último descanso, seguimos para arriba, hacia una zona alta y muy alpina. Cuando estamos cerca de la nueva divisoria, nos encontramos con Tom, que resulta ser un antiguo amigo de Heike que abandonó su thru-hike por problemas familiares y ahora está recorriendo secciones. Caminaba norte a sur intentando encontrarse con Heike; buen tino.

Un poco de nieve, al final del día

Seguimos los tres monte abajo hasta salir de la nieve y un poco más, pero no mucho; llevamos un día muy largo y estamos cansados y, al pasar por un buen campamento ideal (llano, entre el bosque y junto a un arroyo), no lo dudamos más.

Tom es un señor super-amable y atento y su compañía es de lo más agradable. Heike está tan cansada que se hace un ovillo en el saco y ya no sale más. Ha sido una jornada muy larga.

Series Navigation<< Día 73: Echo lake – High point after Phipps CreekDía 75: Granite Chief trail junction – I-80 rest area (Pooh Corner) >>