Distancia: 27 m / 44 km. Acumulado: 2480 m / 3991 km

El terreno que queda hasta Snoqualmie Pass es famoso (más bien, infame) en la comunidad PCT por las explotaciones forestales. Es un área de montañas de altitud modesta y, como en otras zonas del norte de California o de Oregón, relativamente accesible y cubierta de bosque infinito, de ahí el auge de la industria de la madera. Para la explotación, se trazan pistas y se pelan cuadrados enteros de bosque (que aquí llaman clearcuts) para luego replantarlos. Supongo que no es muy diferente de como se hace en Europa, con el matiz de que, aquí, en América… a ver, adivinad: sí, todo es más grande. Los bosques son más grandes, los árboles, normalmente, también y las explotaciones, aún siendo tan grandes o más, sólo afectan a una parte relativamente pequeña del total.

Yo no sé qué pensarían los americanos si vieran Europa y, muy particularmente, la península ibérica… se les caería el alma a los pies… el caso es que, aquí, los clearcuts son denostados como algo horrible, ajeno e impropio de las montañas. Y tienen razón, debo decir.

En lo que queda de esta sección, habrá que cruzar muchos clearcuts, en los que faltará la sombra de los árboles que ya no están y que los recién plantados aún no pueden proporcionar.

Y no sé si influenciado por ese “pasemos este tramo cuanto antes, que es feo…” que se barrunta en el ambiente o si por ganas de llegar a las zonas remotas de las Cascades del norte… o quizá por puro y simple cansancio, físico y psicológico, que sería normal, a estas alturas, pero el caso es que, efectivamente, eso es lo que siento: ganas de llegar cuanto antes a Snoqualmie Pass. No por el lugar en sí sino por lo que viene después: el final perfecto e impresionante al viaje más largo.

Eso es lo que tengo en mente mientras me despido de la pareja alemana y comienzo, nada más salir, a enfrentarme al panorama de pistas forestales y todo eso mencionado. En Europa, no dejaría de ser algo relativamente normal pero aquí, de verdad, llama la atención, para mal.

Una de las ventajas, por encontrar algo positivo, de los clearcuts es que, donde aún no han crecido los árboles, crecen los arbustos; y estos tienen ¡bayas! Es decir, hoy hay ración extra de blueberries y huckleberries. Por si no eran pocas ya.

Por lo demás, efectivamente, más de lo ya vivido en otras ocasiones: terreno nada especial; montes y montes, más y más bosque pero ningún elemento destacado en el paisaje. Con esto, y la ausencia de fuentes de agua, el momento esperado es el breve desvío que, hacia el final del día, lleva, en una pista, hasta una estación meteorológica donde, se supone, hay un grifo accesible. Bueno, pues no sólo eso: en el cruce del PCT con la pista, hay este cartel:

Trail magic

Papa Bear es un trail angel. Uno de los mejores, si se me permite hablar en estos términos de mejor y más mejor aún para esta especie tan apreciada como son los trail angels. Se ha venido en coche por la pista hasta la estación meteorológica y ha acampado aquí para esperar a los senderistas que pasen. Por supuesto, en el coche se ha traído algunos regalitos.

Papa Bear es un encanto. Pienso en él según escribo esto y se me dibuja una sonrisa. Una simpática combinación de pragmatismo, amabilidad y una cierta gracia innata especial. Es mi héroe.

La estación meteorológica es un conjunto de edificios en varios estados de decrepitud. Está claro que ha vivido mejores tiempos. Ahora, sigue funcionando, al parecer, pero ya no vive nadie aquí, funciona sola. Y, efectivamente, tiene un grifo accesible. Cuando llego, con Papa Bear está Groom’s Man, que viaja hacia el sur. No pensaba quedarme aquí sino junto a un lago, un poco más allá pero, dadas las inesperadas circunstancias, está claro que este es el lugar.

Más tade, llegan Adam Listo y Dirt, a quien no conocía y que nunca me quedó claro si era thru-hiker o estaba recorriendo alguna sección. Bueno, da igual; lo pasamos muy bien. Debo confesar que ayudaron las cervezas, las patatas fritas o la fruta fresca pero lo principal, sin duda, fue la compañía.

Posando para la posteridad: Groom’s Man, Adam Listo, Dirt, Rainskirt

Series Navigation<< Día 128: Dewey Lake – Government MeadowsDía 130: Stampede Pass – Snoqualmie Pass >>