Distancia: 19 m / 31 km. Acumulado: 2500 m / 4023 km

Fría noche y fría mañana, como viene siendo habitual últimamente, en fuerte contraste con el calor del día. Salgo detrás de Adam y delante de Dirt. Nos despedimos de Papa Bear, que nos anuncia que estará unos días acampado, de la misma guisa, en Rainy Pass, última carretera antes de Canadá. Espero encontrarle allí.

El PCT me recibe con una zona sorprendentemente bonita, a cuenta de cómo venía siendo, con montañas notables, bosque no explotado y algún lago azul. Este es uno de esos días que va a ser “corto”, de los de llegar pronto a destino; y el caso es que son casi 20 millas, que es un pedazo de distancia. Es significativo que, a estas alturas de viaje, lo que al principio se hubiera considerado un día más o menos estándar ahora es un día “corto”.

Me encuentro con Dirt y luego con Adam, según unos y otros paramos para descansar. Comienza, por fin, el largo descenso hacia Snoqualmie Pass. Ya desde hace tiempo, durante los últimos dos días, venía viendo grandes y rocosos picos en el horizonte septentrional y sentía aproximarse el gran momento de entrar en las áreas wilderness de las Cascades que tanto recuerdo. Ahora, esas montañas están ya muy cerca. Ahí enfrente, al otro lado de la autopista que ya veo serpentear por el fondo del valle.

Snoqualmie Pass está por ahí abajo

En Snoqualmie Pass hay una pequeña estación de esquí y la última parte de la bajada es por las pistas y entre los remontes. Ya estoy en terreno conocido. Esta ladera es lo que veía desde ahí abajo, hace un par de años; y esas montañas de enfrente son las mismas por las que bajé, las mismas que vi, por primera vez, envueltas en niebla, hace unos cuantos más.

Llego al collado y me aproximo al área de servicios, que dispone de una gasolinera, un par de tiendas, un restaurante y un motel. Entro en el mismo hall y agarro el mismo teléfono que utilicé en aquella ocasión para llamar a Loren y Becky, los que desde entonces han sido mis amiguetes en Seattle… y marco el mismo número.

Snoqualmie Pass es el punto de las Cascades más cercano a Seattle. Había acordado llamarles desde aquí para celebrar la proximidad y, quizá, acercarme a hacerles una visita… bueno, dejarme acercar, más bien, porque vendrían a buscarme y me devolverían pasado mañana tras un día de descanso en la gran urbe. Loren, al otro lado, tan jovial como siempre, me sigue felicitando por lo conseguido hasta ahora pero me anuncia que tienen visita familiar y la casa un poco llena, así que dejamos el reencuentro para cuando estaba previsto que, en el fondo, es el mejor momento, cuando ya haya acabado del todo. La alternativa es clara: el motel en Snoqualmie Pass.

Snoqualmie Pass es como White Pass pero en grande: en lugar de una carretera, hay una autovía; en lugar de una pequeña tienda, hay dos y son grandes. El motel también es más grande y hay también un restaurante. Nunca pensé en mandar una caja con provisiones aquí, aun sin la perspectiva de visitar Seattle. En el motel, nos hacen descuento a los thru-hikers. Supongo que saben que no tenemos mucha pasta y es su forma de intentar fomentar que nos quedemos. A Adam no le ha fallado su contacto en la ciudad y no va a pasar la noche aquí y a Dirt le he perdido la pista así que no puedo compartir habitación y gastos con nadie. Bueno, da igual; ya queda poco.

El lugar no es muy idílico, con tanto asfalto, pero me trae muy buenos recuerdos y la promesa de lo que está por llegar, que ya vislumbro, ahí detrás. El resto de la tarde es de relax y mucha comida, como de costumbre, esta vez con el plus de que el restaurante está muy bien y tiene un nombre (The Family Pancake House) que me motiva mucho. Espero ansioso el desayuno de mañana.

The Family Pancake House, un trozo del paraíso en Snoqualmie Pass

This entry is part 98 of 118 in the series PCT Relato Completo
Series Navigation<< Día 129: Government Meadows – Stampede PassDía 131: Snoqualmie Pass – North Fork Lemah Creek >>