Lo de hoy será un cómodo paseo por las laderas oeste del Great Glen. “Cómodo” porque ya no hay incertidumbres: el camino es obvio, pasaré por un pueblo a media tarde, me sobra tiempo y me lo podré tomar con calma. Lo único que podía ponerme alguna dificultad (que, en estas circunstancias, tampoco significaría nada serio) sería el tiempo y ni eso… hoy, va a hacer bueno. Un “bueno” con nubes y fresco pero sin lluvia.

Por la mañana, el tiempo es mucho mejor y la luz, también. Escocia hoy no es lúgubre sino luminosa (a veces, pasa). Como ya he asumido mi decisión (y hace día y medio ya que la tomé), acepto que es mejor dejar de autocompadecerme por lo que podía haber hecho y no hice y mejor aún disfrutar de un cielo azul tan cotizado. Hace frío, eso sí.

Mañana soleada

El sendero se acerca al lago en muy escasas ocasiones así que aproveché ésta para descansar un rato al sol y remojar los pies en una plácida y hermosa mañana de la primavera escocesa.

Loch Ness

La siguiente imagen evidencia la magnitud y, sobre todo, la forma del loch. Hace unos 20.000 años, hubo aquí un glaciar de más de un kilómetro y medio de espesor que excavó la cubeta ahora llena de agua, de más de 200 m de profundidad en según qué zonas.

Loch Ness, desde arriba

El agua de los páramos suele venir tintada. Ese color de té flojo evidencia que me voy a tragar algo más de Escocia que su agua pero, viniendo de donde viene (de los páramos de arriba), potable ha de ser.

Agua recién cogida de un arroyo

La señalización es impecable. El símbolo de la izquierda alude a la flor del cardo y es el emblema de los Great Ways escoceses.

Señal en el Great Glen Way

Urquhart Castle, el famoso castillo en la península, uno de los que suele salir en las pelis. Ya es viernes por la tarde y sigue haciendo buen tiempo.

Urquhart Castle

Me hacía ilusión pasar mi última noche en el sendero con vistas al loch y lo conseguí a medias… había que estirar un poco la cabeza por encima de las copas de los árboles pero, por lo demás, este pequeño claro, en una estupenda plataforma llana y convenientemente apartado del camino, resultó perfecto.

A pesar de la época, el buen tiempo y el hecho de que se trata de una de las rutas más populares de Escocia, no me estoy encontrando con apenas nadie en el sendero.

This entry is part 7 of 9 in the series Taynault-Inverness
Series Navigation<< Meall Fuar-mhonoidhInverness >>