Queda ya poca distancia hasta final de trayecto. Hoy ya es casi “vacaciones” pero aún hay que caminar hasta Inverness. No espero un día muy glorioso pero sí, al menos, agradable.

El sendero sube a lo alto de unas colinas y, mirando hacia el sur, aparecen grupos de grandes montañas con restos de nieve en sus cimas. Dada la orientación, supongo que se trata de Ben Nevis y compañía. Resulta curioso estar casi “en el otro lado” de Escocia y aún ver estas montañas. Da fe de lo relativamente pequeño del territorio aunque, dada la orografía, Escocia es mucho más grande de lo que sus distancias en línea recta puedan dar a entender.

Al fondo, el otro lado de Escocia

A la vista en dirección norte, más montañas con restos de nieve. En primer plano, el más típico páramo escocés:

Páramo y montañas

Avanzo y obtengo las lrimeras vistas de Inverness y del fiordo Moray o, también, el Mar del Norte:

Inverness

El río Ness también llega a Inverness:

El río Ness

Inverness es una pequeña y encantadora ciudad sólo estropeada por la zona industrial que ocupa la desembocadura del río Ness. En la imagen, sólo la parte bonita, con las montañas de Easter Ross al fondo:

Inverness

El Great Glen Way termina/empieza en la colina que domina el centro de Inverness, a la puerta del castillo; lugar emblemático y estupendo para hacer algo que se pueda llamar la foto final:

Mi casita en Inverness será el Bazpackers Hostel, en un edificio clásico detrás del castillo. Típico albergue acogedor:

This entry is part 8 of 9 in the series Taynault-Inverness
Series Navigation<< AbriachanRegreso >>