El domingo es para volver a Edumburgo y a casa. El viaje en bus por Escocia no es ningún trámite: los paisajes merecen la pena hasta desde detrás de las ventanillas y, aún en el bus, sigo viajando con el mapa en la mano: estaré atento a valles que habré cruzado y recorrido desde extremos diferentes.

Las calles de Inverness están desiertas un domingo por la mañana:

Megabus a Edimburgo

Edimburgo siempre merece una visita. Tengo el tiempo justo para un paseo por la Royal Mile que se convierte, efectivamente, en la última milla de mi viaje a través de Escocia.

Edimburgo desde el castillo; el Forth, al fondo.

This entry is part 9 of 9 in the series Taynault-Inverness
Series Navigation<< Inverness