La planificación de una ruta en el CT empieza de la forma más fácil posible: existe un espacio web específico, así como literatura. La Fundación del Colorado Trail o Colorado Trail Foundation cubre el habitual rol de organización sin ánimo de lucro y surtida de trabajo voluntario para todo lo relacionado con el CT: diseño, trazado, mantenimiento y difusión. Su espacio web es el punto de entrada básico a toda aproximación al sendero. Contiene mucha información útil de esa que tanto hace falta cuando estás empezando y no sabes nada: quiénes somos, a dónde vamos, etc. En la tienda-e, se puede adquirir la literatura relacionada (y da acceso al siguiente paso lógico: las guías y la cartografía)

Guías y cartografía

A nivel de papel (o i-papel), el CT cuenta con su libro gordo de petete, el libro delgado y pezqueñín y un par de series de mapas digitales.

La guía general (The Colorado Trail – The Official Guidebook) está editada en color y en papel de calidad. Contiene información de perspectiva, descripción detallada del itinerario y mapas esquemáticos. Está bien como libro de almohada pero su utilidad en directo, en el sendero, es algo más discutible. Es un libro bastante pesado aunque se puede aligerar mucho a base de destriparlo y dejar detrás las partes no estrictamente necesarias para caminar; aún así, el formato le hace más pesado que la típica guía.

El libro de datos (The Trailside Databook) es un concentrado de datos básicos sobre puntos clave del recorrido: cruces, abastecimiento de agua, zonas idóneas para acampar, cruces con pistas y carreteras… y rasgos orográficos como picos, collados, etc., detallando las distancias entre ellos, desniveles, servicios accesibles (para el caso de las carreteras). Tiene formato de bolsillo y es tan compacto y ligero que no hace falta ni destriparlo para llevarlo por cachos, incluso el freak UL medio lo puede llevar entero. Resulta una herramienta muy útil para el directo en el CT.

Databook, casi como nuevo tras mucho trote

The All Topo Maps: The Colorado Trail CD-Rom es un paquete de cartografía digital para el CT. Está extractado de las series 1:24.000 de cartografía gubernamental y cuenta con la traza del CT marcada. Los mapas están repartidos en cuadrantes. Los CDs también contienen una serie de mapas centrados alrededor del CT cuyas fronteras no coinciden con el borde de los cuadrantes. Ésta última serie sería la ideal para imprimir y llevar en el terreno pero, dada la escala y el área imprimible (domésticamente, un A4), el número de mapas necesarios se dispara: más de 100; y, por tanto, su peso también. Otra opción es imprimir los cuadrantes necesarios, de los que sólo se necesitan 58: se imprime más área topográfica por área de papel pero, dado que la escala es la misma, la contrapartida es que el resultado final queda tan diminuto que es casi imposible distinguir cualquier símbolo de tamaño pequeño, es decir, los nombres y datos numéricos son prácticamente ilegibles (la topografía sí que se aprecia aceptablemente). Ninguna de las dos opciones me parece adecuada. A la gente que lo vendía, tampoco y, a fecha de escribir esto (otoño de 2008), ya no figura en la tienda-e de la Colorado Trail Foundation. Ha sido sustituido por lo siguiente…

The Colorado Trail Map Book: la nueva serie de mapas específicos para el CT, centrados alrededor de su traza y que se venden ya impresos. Desconozco la escala pero la resolución es buena y la calidad de impresión, también. Un buen compromiso entre nivel de detalle y cantidad/peso del conjunto final; actualmente, en mi opinión, la mejor opción para llevar al directo.

Mapas National Geographic Trails Illustrated: la aparición reciente de la serie anterior ha dejado, en mi opinión, bastante obsoleta esta opción pero la comentaré porque es la que usé yo y tiene aún una cierta utilidad: la escala es un buen compromiso, con el nivel de detalle suficiente para un sendero bien marcado a través de una geografía no demasiado tortuosa. Impresos en papel resistente al agua. Son muy bonitos y todo un souvenir para los que nos gustan los mapas pero el conjunto total necesario para recorrer el CT consiste en 14 mapas por un precio de alrededor de $10 cada uno; no es muy buen negocio, ni económico ni en carga porque pesan mucho. Al no estar centrados alrededor del CT, contienen enormes áreas de terreno que no se necesitan, aunque siempre es posible recortarlos pero, al estar impresos a doble cara (lo que es bueno), hay ocasiones en las que no se les puede recortar mucho porque el CT cae en áreas diferentes en cada cara. El sendero, a veces, está incómodamente localizado junto a la frontera de dos mapas, lo que dificulta la lectura. Finalmente, la representación de la traza del CT no es todo lo precisa que debería. Cuando no existía el paquete de mapas físicos específico del CT, aún era asumible usar los de Trails Illustrated; en este momento, la única razón de ser que aún encuentro a usar alguno de estos mapas es si se piensa en algún desvío alternativo que se salga de la relativa visión de túnel de los mapas específicos.

Aún así, y ya que los tengo, ofrezco la lista completa que, por cierto, no coincide con otras que he visto por ahí; ignoro si por error u obsolescencia. En cualquier caso, esta lista era buena en verano de 2008; por orden de aparición en un recorrido de norte a sur:

  • 135: Deckers, Rampart Range
  • 105: Tarryall Mts., Kenosha Pass
  • 104: Idaho Springs, Georgetown, Loveland Pass
  • 109: Breckenridge, Tennessee Pass
  • 108: Vail
  • 126: Holy Cross, Ruedi Reservoir
  • 127: Aspen, Independence Pass
  • 110: Leadville, Fairplay
  • 129: Buena Vista, Collegiate Peaks
  • 130: Salida, St. Elmo, Mount Shavano
  • 139: La Garita, Cochetopa Hills
  • 140: Weminuche Wilderness
  • 141: Telluride, Siverton, Ouray, Lake City
  • 144: Durango, Cortez

El juego completo

Reaprovisionamiento

En puro estilo del oeste (PCT y demás familia), las opciones de repostaje a lo largo del CT son levemente variadas. No hay mucho donde elegir y, casi siempre, lejos del sendero. Tampoco hay necesidad de grandes hazañas de autonomía y el estándar de 4-5 días es perfectamente factible sin ningún gran esfuerzo de planificación. Es más, como las opciones son limitadas, la planificación es sencilla.

En mi caso, me ajusté al principio “cuatro semanas, cuatro etapas” que viene a ser mi estándar y que implica repostar tres veces a lo largo del camino. Con ese planteamiento, se trata de listar los posibles puntos y buscar una serie de tres que estén lo más regularmente repartidos posible, con criterios secundarios como la distancia al sendero, facilidad de acceso o servicios disponibles. Con esto, el oráculo dijo que había que parar en Leadville, Salida y Creede.

Leadville

Pueblo de tamaño medio en la cabecera del valle del Arkansas y a 3000 m. de altitud. Desde Tennessee Pass, 9.5 millas o 15 kms. que se resolvieron con 15 ó 20 minutos de auto-stop. Leadville tiene oficina postal, un supermercado grande, una calle comercial que es una versión moderna y asfaltada de la calle principal de los pueblos del oeste, una tienda de material de montaña y el atractivo especial de que uno de los alojamientos es un albergue donde el senderista es un bicho conocido y bienvenido, lavandería incluída.

Leadville y las montañas

Salida

Pueblo grande situado en el mismo valle del Arkansas pero a sensiblemente menor altitud. 13 millas o 21 kms. desde la confluencia del CT con la carretera US50, un punto potencialmente delicado para el auto-stop porque, al no tratarse de un collado, los vehículos van más deprisa y tienen menos predisposición a parar, además de que es una carretera de cierta importancia y parte del tráfico no es local (que es el tráfico más propenso a detenerse para recoger despojos). Además, la carretera no lleva hasta Salida sino que hace falta tomar otra diferente en un cruce. La cosa se resolvió con dos carreras diferentes que costó conseguir 15 y 0 minutos, respectivamente (lo de “cero minutos” es literal; la segunda fue inmediata)

First street, Salida. Mt. Shavano, al fondo

Salida tiene de todo, incluída la típicamente norteamericana gran travesía con moteles, restaurantes y gasolineras mil pero no es eso lo que más interesa sino la calle comercial y adyacentes, donde se concentran los servicios de interés: los de siempre, incluyendo buenos bares y un estupendo albergue que supera incluso al de Leadville; The Simple Hostel está regentado por montañeros que, además de ser montañeros, son gente estupenda y donde me lo pasé bien más allá de las palabras.

Creede

Pequeñito y, esta vez, las calles sí que son “del oeste”: sólo una está asfaltada y sólo les faltan las barras para atar los caballos. Dado el tamaño del lugar, la presencia de dos pedazo de tabernas (también del oeste) se puede considerar una concentración muy alta. El supermercado es pequeñito y, por primera vez, no encuentro exactamente lo que quiero, pero sirve. Lo que más echo de menos es que el alojamiento es en motel que, por muy amables que sean los dueños, es más frío que un albergue. Creede me daba un poco de miedo: 33 millas o 53 kms., nada menos, en una carretera con poco tráfico pero, esta vez sí, como en Leadville, sobre un collado donde los enlatados van despacito. Un poco de suerte y 5 min. de espera. La vuelta, la apalabré con dinero de por medio, que eran muchos kms. y la gasolina está muy cara.

First (and only) street, Creede

Des-aprovisionamiento

Como de costumbre, me fui deshaciendo de los mapas y trozos de guía que ya había utilizado pero no tengo estómago para destruirlos. Enviarlos a casa por correo no es muy óptimo desde el punto de vista económico (por lo que cuesta cada envío transoceánico, casi me compro un juego nuevo) pero para los sentimentales es la única opción. Mis mapas y yo volvemos a estar juntos.

Accesos

América

El vuelo transoceánico está bastante claro esta vez: el sendero empieza a las afueras de Denver. No hay vuelos directos a Denver desde España. La conexión se puede realizar vía alguna ciudad europea o americana; recomiendo vía europa para acortar el tiempo de conexión porque el trámite de entrada en EE.UU. puede llevar un rato, dependiendo de la cola que se forme y es mejor dejar esto para cuando ya no haya otro vuelo que coger.

Denver-Durango

Tradicionalmente, hay dos formas de viajar entre ambas ciudades: coche de alquiler o autobús. No quiero adelantar acontecimientos sobre la tercera…

Alquilar un coche

no mucho que explicar aquí salvo recordar que, en EE.UU., alquilar coches es tan normal como conducirlos y son todo facilidades.

Tomar el autobús

La sola existencia de transporte público ya es una buena noticia en un país donde, dadas sus características, no siempre lo hay. La mala noticia es que el autobús entre Durango y Denver tarda casi 12 horas… aunque ¿qué son 12 horas para desandar un camino que ha costado casi un mes? Caminar, ciertamente, pone las cosas en su justa perspectiva.

Al margen del palizón, tomar el bus implica esa experiencia siempre curiosa de viajar en Greyhound: un evento ciertamente low-key para gente low-key. No está muy prestigiado el Dirty Dog (nota: “Greyhound”, el nombre de la compañia, significa “galgo”. “Dirty Dog”, “el perro sucio”, es el apelativo medio despectivo, medio cariñoso con el que se le conoce popularmente)

El Greyhound es muy cutre. Nada parecido a los asépticos servicios de autocar europeos, en el Greyhound parece que todo (autobuses, oficinas…) tiene un mínimo de 20 años, menos el empleado que te atiende, que tiene un mínimo de 60. Y, sin embargo, técnicamente, funciona. No te vas a mezclar con la creme de la creme de la sociedad norteamericana pero a lo mejor hasta es mejor así. Viajar en Greyhound tiene su punto entrañable.

The Dirty Dog

Hay un servicio Diario desde Durango a Denver, con salida a las 6:40 de la mañana y llegada a las 17:05 h. para un total de 369 millas (o eso dice www.greyhound.com). Hay que hacer transbordo en Grand Junction. El billete cuesta $ 81.50. No hace falta reservar con antelación (yo compré el billete el día antes para viajar un sábado).

avión

Es conocido (en el ambiente del Colorado Trail, al menos) que Durango tiene un pequeño aeropuerto; tan conocido como que no hay vuelos a Denver. Doy fe que lo que viene a continuación es estrictamente cierto; tanto el dato como la forma de enterarme:

Según vagabundeo por la terminal del aeropuerto de Denver, un rato antes de coger mi vuelo de vuelta a Europa, me encuentro con este cartel:

A buenas horas…

También hace falta ser cruel… sólo les faltaba añadir algo en plan “ya no hace falta que te tragues 12 horas de autobús vetusto…” o, por hurgar más en la herida, “¿cansado tras recorrer el Colorado Trail? ¿Necesitas volver a Denver?”

De todas formas, honestamente, creo que prefiero el autobús. Las 12 horas de viaje (hubo algo de retraso) no se me hicieron en absoluto pesadas; en buena parte, creo, porque para mí era apasionante ir recorriendo el territorio a otro ritmo, ver las montañas desde otra perspectiva e, incluso, cruzarme con el propio CT un par de veces. Aún así, el viaje en bus cuesta un día y el avión es una opción interesante desde el punto de vista estrictamente práctico para el caso de ir justo de tiempo.

Colorado Trail

En el lado de Durango, no hay mucho problema: 5 km de nada en los que es fácil encontrar quien te lleve hacia el pueblo; probablemente, no tan fácil en el sentido contrario, hacia el sendero pero, en cualquier caso, lo más sencillo es caminar. Del lado de Denver, el transporte público más cercano al sendero está a 15 kms., casi medio día de camino. Un taxi es caro. Hacer dedo es siempre posible pero no del todo sencillo en las afueras de una gran ciudad. La opción que tomé yo fue contactar con una de las personas que se ofrecen para llevar senderistas hasta el metro cero: el CT también tiene sus Trail Angels y ésta es una de sus misiones típicas. Se les puede encontrar a través de Trailforums (véase a continuación)

En la red

Colorado Trail Foundation

El lugar obvio y básico donde empezar… y continuar. Ellos lo saben todo, para eso es su sendero. Tienda-e donde comprar toda la documentación (guías y mapas) y muchas otras baratijas. Disponen también de información actualizada sobre desvíos, provisionales o no, que no estén recogidos en las edición actuales de la documentación.

Trailforums

Trailforums es un portal de foros para discusiones sobre senderos o rutas concretas. El foro dedicado al Colorado Trail no es demasiado activo pero resulta muy útil para hacer esas preguntas para las que no encuentras respuesta: siempre hay veteranos del CT dispuestos a contestar. Por alguna razón que nunca averigüé, nunca fui capaz de poner un mensaje en este foro; no obtenía errores pero mis mensajes no aparecían y, curiosamente, no hay ninguna dirección de contacto donde preguntar.

pmags

Paul Magnanti es un veterano de los grandes senderos y el apartado de su web dedicado al CT es perfecto para planificación: contiene un resumen muy manejable de los datos más relevantes y es un bienvenido respiro de la sobrecarga de información de la guía o la web de la fundación.