Colorado vuelve a la normalidad: mañana de cielo limpio.

Vuelta a la normalidad

No es mal momento. Hoy es mi último día en las alturas y, aunque la altitud media no es especialmente grande, el sendero va casi todo el tiempo por una cresta, un mal sitio en el que estar si el tiempo está violento. Al mismo tiempo, un recorrido espectacular si hay calma. Será una despedida con estilo.

No más épica. Día para el relax

La atmósfera está muy tranquila, después de haberse descargado con creces. Los panoramas son fantásticos por todos los lados. Las montañas más grandes van quedando atrás.

Vista atrás a las montañas San Juan

Puntualmente, la cresta se amplía y el sendero cruza prados floridos rodeados de bosque. Como de costumbre, no se ve a nadie más. El Colorado Trail ha resultado extremadamente solitario.

Prados floridos

Un último esfuerzo para llegar a Taylor Lake, donde encontraré agua y montaré mi último campamento en altitud. Cielo vespertino inusualmente azul.

Taylor Lake

Podría haber buscado sitio en el bosque al otro lado del lago pero dado que es la última ocasión y que no va a haber tormenta, elijo emplazamiento en función de las vistas, pensando, sobre todo, en el amanecer espectacular que tendré desde ahí, con el sol apareciendo al otro lado del lago.

Hoy, sin árboles

En cuanto se va el sol, la temperatura cae en picado y empiezo a tener mucha condensación. Eso me pasa por elegir vistas en lugar de comodidad. Dormiré bien, de todas formas.

Series Navigation<< Blackhawk PassSouthern Terminus >>