Después del periodo de tiempo tormentoso, la atmósfera se ha descargado de energía y amanece un día despejado y tranquilo con una luna tan grande que se puede fotografiar hasta con la compacta:

Luna llena sobre Mt. Massive

Tomo el desvío hacia Mt. Massive, el segundo más alto de las Rocosas de Colorado. La subida es sencilla y sólo en la última parte hay que tocar roca:

La cima de Mt. Massive

Hoy soy el primero en coronar el pico.

Bajo por donde he subido para retomar el Colorado Trail y avanzar hacia la base del otro gigantón de la zona, Mt. Elbert, la mayor altura de Colorado, al que llego a última hora de la tarde con las nubes de tormenta amenazando. Normalmente, sería un mal momento para estar aquí arriba pero hoy la atmósfera está aún recargándose y no parece que vaya a necesitar descarga violenta. Me arriesgo a subir.

La cima de Mt. Elbert

Asciendo las dos montañas más altas de Colorado en el mismo día. Se da el curioso caso de que he sido el primero del día en Massive y probablemente seré el último en Elbert. No hay nadie más por la zona.

Cumbre en Mt. Elbert

Desde Elbert, tengo opción de bajar por un camino diferente al de subida que me lleva al Colorado Trail más alante de donde lo abandoné. En el descenso, me cruzo con una familia de ptarmigan. El diccionario dice que en castellano se dice perdiz blanca o perdiz de las nieves.

Familia ptarmigan

Reentrada en el bosque para una edición más del habitual campamento abrigado.

De vuelta al bosque para pasar la noche

This entry is part 10 of 28 in the series Colorado Trail
Series Navigation<< Mt. MassiveMissouri Gulch >>