Hay mucha documentación y varias posibilidades, tanto para planificar como para usar in situ. El juego completo es el siguiente:

Guías de la Federación Francesa de Senderismo

Se nota que en Francia el senderismo es algo importante y que se ponen recursos en ello. La densidad de senderos catalogados es brutal y todos están respaldados por una bibliografía uniforme, consistente y de calidad. Así es también para el GR 5 que, en su travesía alpina, está cubierto por cuatro volúmenes:

  • 504, Du Léman au Mont-Blanc
  • 530, La Vanoise
  • 531, La Grande Traversée del Alpes
  • 507, Tinée-Vésubie Vallée des Merveilles

En teoría, cada una de estas guías es auto-contenida y es todo lo que se necesita para recorrer el sendero en cuestión porque incluye mapas topográficos, extraídos de la serie 1:50.000 del IGN francés. Con esto, el compromiso parece ideal: toda la información logística (sobre el sendero y los servicios asociados) y mapas topográficos en un paquete compacto y ligero. El problema es el típico de estos casos: los mapas dan una visión de túnel y no cuentan con cuadrícula UTM, con lo que no se pueden combinar con el uso de un GPS. Es de esperar que la calidad del propio sendero físico sea suficiente como para eliminar la necesidad de un GPS, incluso en condiciones de mal tiempo, pero, por mucho que los Alpes estén muy domesticados, no dejan de ser montañas muy grandes y con un clima que se puede poner muy feo en cualquier momento del año. Personalmente, no me termino de sentir a gusto en las montañas sin un buen mapa topográfico y la posibilidad de echar mano del GPS si todo se pone feo. En definitiva, y por muy compacto que resulte el paquete, no creo que me base exclusivamente en estos libros. Pesan 610 gr. entre los cuatro, que sería un buen compromiso para un conjunto integral de navegación en el GR 5. Se les puede quitar alguna parte no estrictamente necesaria en el sendero pero no mucho.

Guías de la FFRP: presentación consistente

Las guías de la FFRP (Fédération Française de la Randonnée Pédestre) están, lógicamente, escritas en francés.

Guía de la editorial Cicerone

Ya lo he dicho varias veces a lo largo de este espacio web: en general, me gustan mucho las guías de esta editorial (afirmación no gratuita y que no digo de cualquiera) y ésta no es menos. No destaca por nada en particular pero está bien organizada y es fácil de leer. Los mapas que incluye son esquemáticos y no son aptos para navegación. El libro pesa 405 gr. y se le pueden quitar varias secciones que están bien para leer en casa pero no son necesarias una vez en el sendero.

El también típico “look” de Cicerone para sus guías

“The GR5 Trail, Through the French Alps: Lake Geneva to Nice”, editorial Cicerone, en inglés.

Mapas del IGN francés

No hay un conjunto de mapas específico para el GR 5 así que no queda más remedio que echar mano de la cartografía general. El IGN produce series de escalas 1:25.000 y 1:50.000, ambas de buena calidad y con un claro enfoque recreativo pues no sólo muestran la orografía sino que incluyen también los senderos, con especial atención a los homologados.

El problema de estos mapas es que no están centrados alrededor de ningún sendero, tampoco del GR 5, y cada hoja cubre mucho territorio, con lo que sobra mapa por todos los sitios y esto no es broma cuando el número de hojas necesarias para cubrir toda la longitud de la travesía alpina del GR 5 es de 18. Dieciocho pedazos de sábanas a casi 100 gr. cada una para un total de 1.7 kg, sólo en mapas…

Elegir la menos detallada serie 1:50.000 tampoco resuelve nada porque, curiosamente, estos mapas cubren más terreno en el eje horizontal (de este a oeste) que sus correspondientes de la serie 1:25.000 pero el mismo terreno en el eje vertical, norte a sur; y, como en el GR 5 viajamos de norte a sur, hace falta el mismo número de mapas. Esto es algo que no entiendo muy bien (en el IGN español, una hoja 1:50.000 se divide en 4 cuadrantes 1:25.000) pero parece que así es, según la literatura.

Toda la “cole” de la serie “bleue” para el GR 5

El motor de búsqueda de mapas (al menos, los de la serie Bleue 1:25.000) es el peor que he visto en mi vida…

Qué llevar…

Durante la ruta he usado la guía de Cicerone, convenientemente destripada para poder irme deshaciendo de los trozos ya usados, y los mapas IGN 1:25.000 recortados de forma que evite la visión de túnel pero no tenga que llevar representaciones de trozos de terreno que no me aportan nada, de los que hay muchos. He reducido esos 1700 gr. a poco más de la mitad, 890 y, por supuesto, tanto mapas como trozos de guías fueron enviados para casa según fueron siendo usados.

Reuno los pedazos a la vuelta