Viajar a pie

Caminar para viajar. El mundo a escala humana

Impermeable no transpirable

La protección ante la humedad admite estrategias diversas; grosso modo:

  • basarse en la impermeabilidad
  • basarse en la transpirabilidad
  • intentar abarcar ambas cosas

Basarse en la impermeabilidad consiste en utilizar prendas inequívocamente impermeables en ambos sentidos, renunciando a la pretendida cuadratura del círculo de la transpirabilidad.

El chubasquero de toda la vida

Basarse en la transpirabilidad implica el uso de prendas declaradamente no impermeables cuyas propiedades físicas evitan que la humedad procedente del exterior llegue a las capas interiores.

La tendencia actual viene de la tecnología moderna que pretende aunar la impermeabilidad hacia el exterior con una pretendida capacidad de evacuar la humedad proveniente del interior.

En este artículo, vamos a examinar algunas recetas de la vieja escuela.

La estrategia básica del método barrera

Llevo tiempo preguntándome para qué sirven las modernas generaciones de prendas impermeable-transpirables, qué aportan sobre el método tradicional de prendas que impermeabilizan pero no transpiran. Al mismo tiempo, me pregunto qué hacían nuestros antepasados de anteayer cuando llovía y cómo puede ser que siquiera salieran a la montaña con mal tiempo y sin algún tex.

Algunas de las respuestas: las membranas aportan un poquito de transpirabilidad residual a cambio de fragilidad, complejidad, precio y peso. Peso que se suele intentar compensar con más fragilidad y, a veces, también más precio. Al final, se nos recomienda una buena estrategia de ventilación porque las membranas transpiran pero no pueden hacer milagros.

Me parece bien que no puedan hacer milagros pero entonces me planteo hasta qué punto merece la pena tanto contra para tan poco pro.

Y, en esta tesitura, llevo tiempo también probando qué pasa cuando se usa una de esas piezas que implementa el método tradicional; qué tal funciona y en qué condiciones. De momento, sin atreverme a sacarla del gueto del por-si-acaso o del uso a corto plazo. El veredicto es: efectivamente, la diferencia entre una prenda que transpira poco y otra que no transpira nada es muy escasa salvo porque la segunda es más ligera, robusta y, normalmente, barata.

Se puede usar una prenda de plástico barato pero éste tiende a no ser muy resistente o no muy ligero, o ambas cosas. La alternativa tradicional es algún material textil posteriormente impermeabilizado: el chubasquero de toda la vida en el que la impermeabilidad es de doble sentido: de fuera adentro y viceversa. Es decir, no transpira ni lo pretende.

La “vuelta al pasado” de la ausencia de transpirabilidad no es gratuita y viene justificada por la simplicidad, ligereza y precio reducido de este tipo de prendas. Si combinamos esta idea con un diseño simple y unos materiales razonablemente ligeros, el resultado puede ser muy interesante. Eso sí: tendremos que preguntar a nuestros mayores por las técnicas para hacer funcionar una prenda no transpirable.

En el fondo, es bastante simple; por lo que respecta a la prenda más delicada en este aspecto, la que cubre la parte superior del cuerpo: por un lado, cuidar la ventilación; es útil una cremallera frontal completa y, quizá, aperturas axilares, además de un corte amplio.

Por otro, olvidar la idea de “seco cuando llueve”; una prenda de este tipo aspira a librarnos de lo más gordo de la humedad y a evitar que acabemos con ropa saturada de agua pero no a que acabemos con piel y ropa completamente secas. El compromiso puede empezar a no parecer tan malo cuando pensamos en los discutibles resultados de las prendas con membrana y en el, probablemente, único auténtico axioma de esta historia: el agua acaba calándolo todo; sólo necesita tiempo.

El resultado esperado se resume en que, ante lluvia de corta duración, la falta de transpiración no llegará a ser un problema serio; y, ante lluvia de larga duración, realmente, da igual… nos vamos a mojar de todas formas.

La funcionalidad de una chaqueta no transpirable se potencia con el uso de un paraguas. Habida cuenta de que el paraguas es un elemento muy versátil y, por tanto, muy útil en el largo recorrido, es una opción (y, en este caso, combinación) a tener en cuenta y es entonces cuando cobra, si cabe, más sentido el uso de una chaqueta impermeable no transpirable: la presencia del paraguas permite una ventilación óptima, manteniendo la opción de cerrar la chaqueta cuando haga falta.

En las piernas, la problemática es ligeramente diferente: zona menos crítica y para la que la elección de estrategia es menos importante pero, para lo que nos ocupa, la opción impermeable y no transpirable aplica igualmente si bien está menos claro que sea la mejor.

Conclusión

Probablemente, el mundo comercial no sea muy partidario de fabricar y vender cosas sencillas, robustas y baratas y quizá ahí esté uno de los factores que fomenta la invasión de las opciones impermeable/transpirables y, lo que es más importante, el práctico abandono del resto. Creo que merece la pena darles una oportunidad.

Anterior

Naturaleza, ser humano y desconexión

Siguiente

Previa

5 Comentarios

  1. Antonio Stroke

    Me pregunto también, que si bien una chaqueta y/o pantalón del material polypropileno transpirable tipo 02 Rainshield es util en campo abierto debido a su fragilidad no se pudiese estudiar un sistema con un material mas resistente a la abrasión o a la punsión. ¿ sabes algo al respecto?

    • Viajarapie

      Antonio, se me pasó este comentario, en su momento; aunque tarde, te respondo con mi opinión: es todo cuestión de compromisos. El día que se encuentre algo que transpire bien, sea impermeable de verdad, ligero y resistente (pero, todo ello, de verdad, no sólo como un texto en un anuncio), será un avance. Mientras, hay que conformarse con las limitaciones de lo que ahora existe y elegir dónde preferimos el punto débil. De todas formas, honestamente, yo tampoco espero milagros. Especialmente, teniendo en cuenta de que eso de ser impermeable y transpirar (a la vez) es un tanto contradictorio. Al final, estamos buscando la cuadratura del círculo cuando quizá la respuesta es más sencilla y se trata de usar el material con un poco de mano izquierda, adaptarnos a las circunstancias y asumir que la comodidad (o la falta de) tiene mucho de psicológico.

  2. josue

    conclusion mas clara, lo mejor es un paraguas.

  3. Juan

    Que razón tienes. Siempre he sospechado que esos milagros de prendas que son superimpermeables y supertranspirables a la vez no podía ser. Sobre todo lo segundo. Creo que como mucho se han conseguido cosas relativamente impermeables y un poquito transpirables. Todo lo demás es marketing. Si que es verdad que en tiempo frío es mejor no llevar ropa interior de algodón si vamos a sudar mucho, pues se empapa y luego cuando te paras, te hielas. Es un principio básico para no morir de frio en la montaña: No sudes y si sudas no lleves algodón porque se empapa muchísimo. Es mejor algo tipo sintético, forro fino etc. Luego que lleves algo que se supone transpira algo permitiendo que salga la humedad pues bueno. Antes que eso como tu comentas esta el tema de abrirse-cerrarse cremalleras de toda la vida.

    Pero el mercado necesita vender y te cuelan el “cuento” de la “ropa técnica”: Ligera, impermeable, transpirable, irrompible etc…Es cierto que a habido buenos descubrimentos como el tejido “polar” de los forros que es más ligero que la lana, se seca en seguida, abriga bastante etc..En resumen que hay que pensar por uno mismo y no creerselo todo.

    Un saludo.

  4. yo

    Por si resulta de interés al autor o al disfrutante.Comparativo de tejidos. Absorción de agua y secado: trailrunningreview.com/…

Di lo que quieras

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén & Contenido por Iñaki Diaz de Etura salvo mención específica

A %d blogueros les gusta esto: