Torrestío – Veiga Candioches (20 km)

IGN 77-III Torrestío. 1:25.000

El día aparece, por fin, despejado pero frío: en mitad de agosto y en el valle, ha helado por la noche. La escarcha se mantiene en las zonas de sombra hasta bien entrada la mañana. Cielos azules, ¡por fin!

Salimos de Torrestío por la carretera pero, por esta vez, no vamos a hacer lo más fácil, que sería recorrer la Babia Alta por los caminos de fondo de valle, sino que tomamos un valle lateral para subir inmediatamente hacia las faldas del macizo de las Ubiñas y hacer la travesía por allí.

IGN 77-IV Torrebarrio. 1:25.000

Post-amanecer en la Babia Alta

 

En retrospectiva, dudo que mereciera la pena. Hay un bonito y sencillo sendero por la zona alta, justo bajo las paredes cimeras pero llegar hasta él nos llevó un frustrante ascenso monte a través a pesar de que el mapa del IGN mostraba un camino que luego no existía o no supimos encontrar (no existía; buscamos bien). No fue difícil pero sí un tanto duro. Desde el sendero alto, el panorama era muy bonito hacia la Babia y las montañas que la rodean pero también habría resultado chulo recorrer el valle, con Peña Ubiña enfrente, y subir desde Torrebarrio, desde donde el ascenso es cómodo, por pista.

Buscando las zonas sin vegetación para subir monte a través

Subimos hasta la majada marcada en el IGN como “El Arca”. Una vez arriba, la travesía es muy bonita, con los canchales calizos a nuestra izquierda y, a partir del pico Colines, ya no pedreras sino paredes. El senderito transita por una especie de balcón bajo los paredones y sobre el valle y es cómodo de recorrer.

Cara noroeste de Peña Ubiña

IGN 77-IV Torrebarrio. 1:25.000

El contrafuerte oeste de la peña Ubiña obliga a un considerable rodeo para ganar, por fin, el collado entre las dos Ubiñas. Allí, más gloria cantábrica en forma de esas praderas de altura de un verde imposible enmarcadas por el gris de la caliza. Ahora, además, todo ello bajo el sol:

Valle de Riotuerto, junto a las Ubiñas

La niebla es la que no descansa y vemos cómo asciende desde la vertiente asturiana, que es la que ahora tenemos a la vista a pesar de que este valle, Riotuerto, vierte a León pero la Ubiña pequeña cierra la vista hacia el sur. El desagüe es por el punto débil, más adelante, hacia donde avanzamos. Lo mismo que el agua, saldremos también por allí.

Y, ciertamente, la salida de Riotuerto tiene aspecto de desagüe: un estrecho pasaje que nos lleva al siguiente nivel de praderas, en el piso inferior: Veiga Candioches, según el IGN. Un poco más recluido que Riotuerto pero igualmente espectacular.

This entry is part 8 of 10 in the series Alta Ruta Cantabrica Occidental
Series Navigation<< Día 7: TorrestíoDía 9: Faldas del Pico Negrón >>