Viajar a pie

Caminar para viajar. El mundo a escala humana

Sistemas de capas

No hay nada misterioso en el uso de sistemas de capas para vestir; de hecho, es algo que hacemos de forma natural en nuestra vida urbana: llegas a la oficina y te quitas el abrigo.

En la montaña, la idea es la misma pero el escenario no es tan sencillo y hay algunos factores extra que considerar:

  • Debemos ser autónomos/as
  • Podremos usar sólo lo que seamos capaces de llevar

No vale llevar cualquier cosa. Deberemos buscar el sistema más óptimo posible que cubra todas las situaciones esperables; mejor aún si consigue cubrir situaciones no esperables también. Esto ya requiere un poco de análisis: no es tan fácil como ponerse o quitarse un abrigo.

Peso y bulto

La preocupación por estos dos factores varía entre personas pero todo el mundo es consciente de que hay un límite y de que no da igual; y que ambos parámetros deberán, como mínimo, ser un factor en el diseño de un sistema de capas eficiente.

Capas y multifunción

Para esta discusión, entendamos la multifunción, aplicada a las prendas de ropa, como la utilización de prendas que cumplan varias funciones a la vez y que sean integradas en el sistema pensando en esa multifunción.

El uso de capas y el uso de la multifunción son antagónicos: la multifunción deja sin razón de ser a las capas. En un hipotético caso extremo, el de una prenda que lo haga todo, no haría falta ninguna capa más.

En el extremo opuesto, el potencial de un sistema de capas se maximiza cuando el papel de cada pieza está delimitado y no intersecta con el de las demás. Este hipotético ideal significaría que hay redundancia cero en el sistema. Es virtualmente imposible llegar a ese punto pero sí es posible acercarse mucho en base a una cuidadosa selección de prendas muy especializadas. Es lo que llamo Sistema de Capas Integral.

Cuando intentamos optimizar el peso que hay que cargar, puede parecer que la multifunción es una herramienta útil: si una prenda hace varias cosas, habrá que llevar menos prendas. En la práctica, no es tan sencillo.

A grandes rasgos, un Sistema de Capas Integral es más pesado pero funciona mejor. Utilizar multifunción en algún punto del sistema puede ahorrar peso o parecer que lo ahorra pero es muy fácil que la pérdida de funcionalidad haga que no merezca la pena.

Sistema de Capas Integral

El sistema de capas más eficiente en un amplio espectro de situaciones es el Sistema de Capas Integral. Se basa en un conjunto de elementos muy especializados capaces de trabajar tanto en solitario como en múltiples combinaciones.

La potencia de este paradigma está su versatilidad. Sirve para cualquier situación: frío, calor, húmedo o seco; y se acerca mucho a un funcionamiento óptimo ¡en todas ellas! No caigáis en la tentación de usar piezas que pretenden hacer mucho; en lugar de eso, aplicad la combinación más adecuada en cada momento de vuestro equipo de prendas especializadas. Confiad en el modelo. Os explico el porqué…

Sistematizar la teoría de capas

Trabajar con capas tiene un tanto de arte y puede resultar entretenido.

El primer paso en la búsqueda del sistema de capas maestro es la identificación y definición de roles. Se trata de preguntarnos qué funciones queremos cubrir con las prendas de ropa y agruparlas en torno a roles definidos.

La definición ha de ser precisa y evitar intersecciones, es decir, que cada rol empiece donde acaba otro. La definición de roles, para ser realmente útil, ha de ser realista.

Una vez identificados los roles, el siguiente paso consiste en encontrar las piezas de vestimenta concretas que cumplan cada uno de los roles lo más exactamente posible.

Si no es posible encontrar las piezas concretas que satisfagan los roles definidos, será necesario volver a la fase de definición. Así, sucesivamente, con tantas iteraciones como sea necesario.

Identificación y definición de roles

Debemos definir roles genéricos que cumplan las funciones que esperamos de la vestimenta. Mi propuesta actual es la siguiente:

Base

Es una “segunda piel”, algo destinado a ir siempre puesto. Cualquier elemento iría superpuesto al que implemente este rol. Ha de proteger del sol y ofrecer un tacto agradable. Es imprescindible que gestione bien la humedad. Mejor cuanto menos aislamiento térmico ofrezca.

Aislamiento Activo

Aislamiento térmico para el periodo de actividad. Necesita cierta integridad estructural para no aplastarse ante el peso de otros elementos y para que la humedad afecte lo mínimo posible a su capacidad aislante. Es imprescindible que consiga una buena gestión de la humedad.

Aislamiento Estático

Como puede ser de esperar, se trata de aislamiento térmico para el periodo de inactividad. Deberá ser ligero y de poco volumen (una vez guardado) porque permanecerá en la mochila la mayor parte del tiempo. Deberá tener alta capacidad aislante.

Exterior

Barrera ante los elementos. Deberá ser a prueba de viento y de insectos (de los que pican). Buena gestión de la humedad. Dimensionada para poderse colocar sobre todas las piezas de aislamiento activo.

Impermeable

Barrera exterior ante la humedad que venga de fuera. Si, además, puede transpirar algo, mejor.

Base para dormir

Segunda piel destinada a las horas de descanso cuya función es separar físicamente cuerpo y saco de dormir para que no se toquen y éste último no se ensucie. Ha de tener tacto agradable, gestionar bien la humedad y pesar muy poco, ya que se pasará la mayor parte del tiempo en la mochila.

Prendas

La definición de roles es independiente de la zona del cuerpo que se pretenda cubrir; las prendas que implementan dichos roles, sin embargo, no: dependerán de la zona. Las piernas, por ejemplo, lo aguantan todo: cuentan con músculos grandes y ningún órgano vital. Las extremidades están en los confines del flujo sanguíneo. La cabeza es el órgano más crítico y el cuerpo no escatimará en recursos para mantener su temperatura.

El caso más complejo es el del torso. Precisamente por eso es el mejor caso para utilizar como ejemplo de uso del paradigma de la vestimenta por capas. El conjunto óptimo para el torso utilizará una prenda para cada uno de los roles definidos. Un rol, una capa.

A continuación, describo cómo es la prenda ideal, tal cual la utilizo yo, para cada capa.

Rol Base

Una camiseta fina, de color claro y manga larga. Deberá ser fina para no dar calor; si proporcionara aislamiento térmico, ¡estaría sobrepasando su rol! e intentando hacer demasiadas cosas. La capa base debe funcionar bien cuando haga calor; para cuando haga frío, no esperes que la capa base haga mucho, ¡añade otras capas!

El color claro es el más adecuado en su función como prenda para tiempo caluroso. Las prendas oscuras absorben más radiación solar. Esto puede resultar interesante en condiciones frías pero debe ser implementado en otra capa: la capa base debe servir para el tiempo caluroso y un color oscuro sería contraproducente con ello.

Dicho lo cual, la manga larga puede parecer algo contraintuitivo pero tiene su función como parte del rol de capa base: proteger de la radiación solar (la ultravioleta). La manga larga es mucho más ligera que la crema necesaria para cubrir los brazos día tras día y, además, es más limpia. Si hace falta, las mangas se pueden remangar.

Una cremallera vertical corta entre cuello y pecho es muy útil: permite a la camiseta ventilar cuando haga calor y retener calor cuando haga frío, a voluntad. Esto es un pelín de multifunción, ¡lo sé! pero el coste es minúsculo y amplía mucho el rango de confort de la prenda: el cuello es un elemento termo-regulador importantísimo y con un pequeño gesto como abrir o cerrar esta cremallera se contribuye a perder o retener mucho calor, según interese. El cuello de la camiseta debe abrazar y cubrir el de la persona cuando la cremallera esté cerrada; y dejarlo libre cuando esté abierta.

Esta capa irá siempre puesta por lo que su peso no es un factor crítico. Un peso típico es de alrededor de 170 gr.

Millet Carline, ajustada a la descripción

Rol Aislamiento Activo

Un forro polar fino en versión pulóver resulta idóneo para este rol: proporciona aislamiento, no se aplasta del todo bajo presión y gestiona la humedad muy bien. Será la prenda perfecta para aquellos casos en que la temperatura y condiciones sean demasiado frías para la combinación de todas las otras capas activas (base y exterior) pero no necesita ser muy gruesa porque estaremos generando calor como consecuencia de la actividad. El forro polar es especialmente bueno en la gestión de la humedad, evacuándola hacia el exterior y manteniendo un tacto seco y agradable en su lado interno.

El forro polar ha vivido una vuelta a las listas de material después de haber sido defenestrado a favor de prendas de alta capacidad de hinchado (véase a continuación) cuando el público se ha dado cuenta de sus cualidades como aislamiento activo.

El forro polar es relativamente pesado y voluminoso así que es importante que esta prenda sea ajustada y no muy gruesa. Ajustada porque sólo necesita superponerse a la capa base; y no muy gruesa porque, si lo fuera, pesaría y ocuparía demasiado. Perfecto compromiso porque un forro fino proporciona la cantidad justa de aislamiento extra para las condiciones de actividad.

Pensad más bien en una especie de “camiseta” de forro polar, no un chaquetón. El peso típico de esta prenda está por debajo de 200 gr.

Haglofs Solo top

Rol Aislamiento Estático

Una prenda de alta capacidad de hinchado en formato chaqueta o pulóver. El de alta capacidad de hinchado es un aislamiento que, por definición, carece de estructura propia: es por ello por lo que puede hincharse, caso típico de la pluma o de remedos sintéticos. El material aislante necesita ser contenido en un sándwich de material textil. Se puede comprimir mucho y vuelve a hincharse. Este tipo de prendas tiene un ratio aislamiento/peso muy alto y un volumen pequeño cuando son empaquetadas.

Las capas textiles interna y externa serán corta-viento como efecto lateral de su función de contener el material aislante. Su capacidad de gestión de la humedad será similar a la de un corta-viento propiamente dicho, es decir, más bien limitada. Esto es asumible para los momentos sin actividad física.

Esta prenda se puede superponer a cualquier otra y puede usarse siempre que no esté lloviendo.

Su peso típico está por debajo de 300 gr.

Backpackinglight Cocoon UL 60 hoody con aislante Primaloft

Rol Exterior

El rol Exterior está implementado por lo que coloquialmente venimos a llamar un corta-viento. Está destinado a ser la capa externa del sistema, sea cual sea la combinación. Puede ser en formato pulóver o chaqueta: el pulóver es más ligero y la chaqueta permite más ventilación, lo que la hace algo más versátil y puede evitar alguna que otra operación de quita-y-pon ante condiciones cambiantes o a medio camino. La prenda, en cualquier caso, será de una capa única de un tejido denso de hilos finos de nylon sin tratamiento impermeabilizante. Para uso general, prefiero el formato pulóver, nos ahorra unos cuantos gramos.

El color puede ser oscuro y suele convenir que lo sea porque esta prenda se va a utilizar casi exclusivamente para guardar calor. La única excepción típica es su uso como capa a prueba de insectos: dado que a los insectos no les gusta el frío ni el viento, esta prenda, para este uso, se suele convertir en una sauna portátil; para minimizar este efecto, interesa un color claro. Dado que éste es un uso lateral, prefiero comérmelo con patatas y usar un color oscuro, que es mejor en la mayoría de ocasiones. Si se va a visitar un lugar con muchos insectos y temperaturas templadas o altas, quizá convenga reconsiderar el color y elegir uno claro.

Debe ser lo más simple posible: ni bolsillos ni extras; no son necesarios para la función principal de la prenda. En formato pulóver, el peso típico está por debajo de 100 gramos.

Montane Featherlite, corta-viento en formato pulóver: funcionó muy bien en el norte del norte

Rol Impermeable

Sólo debe usarse cuando llueve. Es fundamental que esta capa sea ligera porque se va a pasar buena parte del tiempo en la mochila. La implementación típica es similar a la de la capa Exterior (trenzado denso de hilos finos de nylon) más algún tratamiento o capa adicional impermeabilizantes. Dado que la capacidad de la prenda de evacuar humedad a su través será muy limitada, es incluso planteable utilizar una que renuncie totalmente a ello y se base exclusivamente en opciones de ventilación para evitar condensación. Existen versiones hechas de materiales como Silnylon o Cuben. Dado que se va a usar durante tiempo limitado, es factible optar por materiales no tejidos como el Propore, que es ligero y funciona muy bien pero es frágil.

Entre chaqueta y pulóver, en este caso, creo que es mejor el formato chaqueta, dado que en esta prenda es fundamental la ventilación y la apertura frontal completa puede ayudar con ello. En según qué condiciones (lluvia venteada por la espalda), se puede dejar buena parte de la apertura abierta.

El color es un factor poco importante porque no es de esperar que haga sol mientras usamos esta prenda.
Copio el mismo párrafo de arriba: debe ser lo más simple posible: ni bolsillos ni extras; no son necesarios para la función principal de la prenda.

El peso típico de una versión minimalista es de 150 gr.

Chaqueta ZPacks CloudCover. Ni transpira ni lo pretende

Rol Base para dormir

Camiseta fina de manga larga para cubrir todas las zonas de piel entre cuello y cintura y evitar su contacto con el saco de dormir. Conviene que aporte la menor capacidad aislante posible para facilitar su uso en las condiciones más cálidas esperables. Es fundamental que pese muy poco porque va a estar en la mochila literalmente todo el tiempo de porteo.

Peso típico: sobre 100 gramos.

Seda fina: buen tacto y poco peso

La clave está en el conjunto

La clave del óptimo funcionamiento de un sistema de capas está en verlo no como un grupo de elementos aislados sino como un equipo que trabaja de forma conjuntada. Lo que puede parecer un error en una visión aislada de cada pieza puede cobrar sentido cuando se piensa en las interacciones y sinergias mutuas entre diferentes prendas del equipo.

El conjunto descrito puede hacer frente con éxito a todas las condiciones típicas de la actividad en 3 estaciones, tanto a ambos extremos del espectro como en cualquier punto intermedio.

El peso de todos los elementos descritos, tomado de piezas de mi propio armario (por usar un caso lo más real posible) es de 1020 gramos, de los cuales la capa base nunca irá guardada en la mochila.

Volumen aproximado del conjunto

Errores habituales

En un viaje corto y/o donde las condiciones estén delimitadas, un Sistema de Capas Integral puede ser alterado (es de esperar que por alguna buena causa) y aún funcionar óptimamente; si, en cambio, partimos de la premisa de que puede suceder de todo (y, si le das tiempo, lo hará), el paradigma Integral funciona mucho mejor. Es lo más eficiente.

Comento a continuación algunas de las traiciones más comunes a la fe integral de las capas:

Impermeable como Exterior

Soy consciente de lo tentador que resulta: una prenda impermeable es también corta-viento y a prueba de insectos. Tiene una pinta idéntica a la de una que cumpla el rol Exterior. Parece una obvia candidatura a la multifunción… pero falla estrepitosamente en uno de los aspectos del rol Exterior: buena gestión de la humedad.

A pesar de lo que diga la publicidad, que no tiene ningún rigor, la capacidad de transpirar de las prendas impermeables es muy limitada, mucho menor que la de cualquier prenda no impermeable. Es un defecto que nos tenemos que comer con patatas cuando llueve pero ¡no cuando no llueve!

Una capa Exterior -no impermeable- suele ser necesaria en situaciones sin lluvia: en tiempo frío y/o ventoso, proporcionará más calor en relación a su peso que cualquier otra prenda. No tiene capacidad aislante propia; lo que hace es potenciar la capacidad aislante de las prendas especializadas en aislar.

Para hacer esto de forma óptima, necesita también ser capaz de evacuar humedad de dentro a fuera. Si no lo hace, la humedad se acumulará en el interior. Esto es incómodo y compromete la capacidad aislante de las prendas que vayan debajo. Esto es exactamente lo que sucede con las prendas impermeables y esta es exactamente la razón por la que las prendas impermeables no deben usarse a no ser que sean capaces de evitarnos más humedad de la que nos causan. Si no llueve, las cuentas son sencillas: no uses las prendas impermeables como capa exterior.

Hay quienes no ven la distinción entre el rol Impermeable y el Exterior-no-impermeable, con lo que tampoco entienden la distinción de capas en ese ámbito. Al no distinguir funciones diferenciadas, no le ven sentido a usar dos capas diferentes y se fuerzan a sí mismos/as a elegir una. Esto está abocado al fracaso: una Exterior no impermeable soportará lluvia ligera pero acabará calando; una prenda impermeable es una sauna durante la actividad. A lo más que pueden aspirar es a que las condiciones favorezcan su elección; y a aguantarse, si no.
Hay también quienes sí ven la diferencia pero no la consideran lo suficientemente grande: ven demasiado solapamiento funcional entre ambas capas. Si les preocupa el peso, tenderán a llevar sólo una de las dos que, normalmente, será la impermeable: la sauna ataca de nuevo.

Y todo esto por ahorrar… ¿qué? ¿Cuánto?

El ahorro de peso que conllevaría prescindir de la capa exterior no impermeable es mínimo; ya lo digo arriba: menos de 100 gramos. Puede que sea del todo inexistente si el no llevar un corta-viento influencia en la elección de la capa impermeable y, en lugar de llevar un impermeable minimalista, acabamos eligiendo uno más completo que sea capaz de transpirar algo: puede acabar pesando más que llevar dos capas separadas.

Menos de 100 gramos. No sólo funciona mucho mejor que un impermeable (cualquier impermeable) en su función primaria sino que, además, permite llevar el impermeable puesto sólo cuando llueve y esto permite, a su vez, elegir un impermeable más simple y ligero que uno que pretenda hacerlo “todo”. Es muy posible que la suma de pesos de ambas prendas sea la opción más ligera.

Un Sistema de Capas Integral no sólo es más óptimo funcionalmente: puede ser también la opción más ligera.

Prendas de alta capacidad de hinchado como Aislamiento Activo

La sabiduría popular no suele distinguir entre aislamiento activo y estático; sólo aislamiento y ya. La consecuencia lógica es que se use sólo una prenda aislante. En tal caso, suele tratarse de una prenda de alta capacidad de hinchado porque tiene una relación aislamiento/peso mucho mejor que el forro polar, la lana u otros aislantes con integridad estructural propia.

En condiciones de 3 estaciones y durante la actividad, suele ser suficiente con añadir una capa corta-viento sobre la capa base cuando las temperaturas son bajas pero, a veces, hace demasiado frío para mantener el confort con eso; entonces, añadimos una capa aislante.

Una prenda de alta capacidad de hinchado (vulgo, un plumas o su equivalente sintético) no es óptima para vestir durante la actividad: no gestiona bien la humedad, acumulándola en su lado interior o, peor aún, dentro del material aislante; se aplasta bajo el peso de la mochila y, sobre todo, de las hombreras; si su capacidad aislante (es decir, su grosor) se ha dimensionado pensando en situaciones estáticas, resultará demasiado aislante para uso activo, lo que implica más transpiración, que deviene en incomodidad y más acumulación de humedad en el sistema.

Todo esto se toma como un mal necesario; el precio que pagar por el uso de una prenda que funciona bien en situaciones estáticas y es muy ligera y compacta.

Cuando pasa algo así (una prenda que funciona bien o mal dependiendo del caso de uso), suele ser la señal de una mala identificación de roles. En este caso, el rol de Aislamiento Activo no ha sido identificado; no se ha previsto ninguna prenda específica para cubrir este rol y esto ha forzado el mal uso de otra prenda.

Hay quien sí es consciente de la diferencia entre ambos roles aislantes y, aún así, evita usar una prenda específica para cada uno; normalmente, prescindiendo del Aislamiento Activo y usando el estático en su lugar. Puede no ser un gran problema si el rol de Aislamiento Activo se da sólo esporádicamente pero el ahorro de peso y bulto que supone llevar una prenda específica para la actividad es pequeño y es fácil llegar a un punto de uso en el que no compense.

Aislamiento Activo como el forro polar es mucho más pesado que el aislamiento de alta capacidad de hinchado equivalente pero cubre aquella función mucho mejor. Además, siguiendo el paradigma Integral de capas, una prenda de Aislamiento Activo se puede usar en combinación con otra de Aislamiento Estático en momentos de reposo, lo que permite llevar una prenda estática más fina de lo que sería imprescindible si sólo se hubiera elegido ésta. Así, la prenda activa compensa enseguida.

Una vez más, un Sistema de Capas Integral, además de ser funcionalmente mejor, puede ser también óptimo en peso. Lo mejor de ambos mundos.

Diferentes áreas corporales

Como he apuntado anteriormente, las diferentes zonas del cuerpo plantean situaciones diferentes y requieren estrategias diferentes. Los roles identificados siguen siendo válidos pero el equipo óptimo puede variar. Las piernas, como ejemplo de la otra gran zona del cuerpo, son mucho más sencillas de gestionar que el torso: no se enfrían con facilidad, se calientan inmediatamente en cuanto iniciamos la actividad, el sudor no es un gran problema… se puede pasar con un número mucho menor de combinaciones. Normalmente, para las piernas uso una capa base que es también corta-viento y a prueba de insectos. No se me ocurriría hacer esto para el torso. El uso del torso como ejemplo para ilustrar el concepto del Sistema de Capas Integral ha sido necesariamente intencionado.

En resumen

Es inmediato pensar que se ahorra peso a base de llevar prendas multifunción pero esto no debe hacerse a expensas de la funcionalidad del equipo completo. Puede que ni siquiera resulte más ligero.

Hay quienes se postulan en contra de un sistema de capas como el descrito por cuestiones de redundancia… mi consejo sería hacer una cuidadosa identificación de roles, antes de nada, para después elegir las prendas que los implementen. Si los roles están bien definidos y las prendas cumplen cada rol de forma razonablemente ajustada, no debería haber redundancias significativas. Puede ser apropiado elegir una prenda que implemente varios roles si las condiciones ambientales esperadas son de un espectro reducido pero esto no suele ser aplicable en la larga distancia; recordad: si algo puede pasar, pasará; sólo dale tiempo.

En cualquier caso, es condición imprescindible confiar en tus instrumentos, tanto materiales como inmateriales: las prendas y el conocimiento de cómo usarlas. Un Sistema de Capas Integral asigna cierto grado de responsabilidad a la persona, que debe elegir la combinación más adecuada para cada momento, y esto requiere experiencia y confianza. Confía en tu experiencia.

Anterior

Decálogo de esenciales

Siguiente

La máquina de coser y el placer del Hazlo Tú Mismo/a

6 Comentarios

  1. David Escudero

    Felicidades por tu pagina. Es interesante, informativa y amena, y ademas escribes muy bien.

    • Viajarapie

      Gracias por el comentario y por el elogio. Me alegro de que hayas encontrado contenidos de interés, ¡es difícil captar atención en estos tiempos de saturación de información! así que lo aprecio doblemente. Un saludo

  2. Toni

    Suscribo lo dicho por David. Yo también la estoy disfrutando. La descubrí por azar buscando información sobre cómo aligerar la mochila después de una excursión bastante “pesada” por los Pirineos, y me has hecho descubrir todo un mundo.

    • Viajarapie

      Estupendo! Sobra decir que te animo a investigar ese nuevo mundo. Abre muchas puertas y es divertido.
      Un saludo

  3. Juan Porto

    Te agradezco mucho toda la información y el enfoque que le das. Yo hasta ahora no había contemplado la idea de separar el cortaviento del impermeable y voy a probarlo. Mi caso suele ser de viajes a zonas con areas frías hasta unos -15ºC (algún caso de -25ºC por la noche) de extremo y areas cálidas de 30ºC, para ello uso el sistema de capas con 2 capas de ropa interior termica por debajo (a veces llevo 3), una camiseta tipo rol base pero sin cuello y sin cremallera (ideas muy buenas) pero con axilas perforadas, un forro polar fino tipo pulover como el que comentas, una chaqueta polar también fina y un impermeable transpirable fino (que tengo que renovar y voy a cambiar por uno no transpirable y cortavientos para probar tu método) y sin usar ningún plumas como aislamiento estático, porque suelo dormir a la intemperie y el saco ya me hace esta función, eso sí lo pago yéndome a acostar según se hace de noche. Hasta ahora no había tenido mucho en cuenta la capacidad de absorción de humedad de los materiales a partir de ahora lo miraré. Me podrías hacer alguna recomendación más para mis propósitos. Ya he captado la idea de separar cortavientos de impermeable y buscar materiales para que acumulen humedad. También me ha encantado la idea de los guantes de neopreno, que voy a probar, aunque los probaré con una barrera contra el viento porque por mi experiencia en piragüismo cuando sopla se evapora el agua y el guante se enfría muchísimo (el aire crea la succión o baja presión para que el agua se evapore a menor temperatura y el proceso de evaporacion consume muchisima energía). También voy a probar los calcetines de neopreno estos ya sin barrera que creo será suficiente con la protección de la bota, el problema que sueles tener con las manos lo tengo yo también y además en los pies (idea genial la de mover los brazos y piernas en círculos a gran velocidad para calentar manos o pies). Por cierto que el neopreno calienta tanto porque lo que hace es que el agua que absorbe se queda adherida y no se mueve, con lo que una vez calentada la sensación es de dar calor, el mismo procedimiento por el que un abrigo que retiene aire una vez calentado te da calor.

    • Viajarapie

      Gracias por el apunte sobre el neopreno y su forma de funcionar. Tiene sentido: en situaciones de inmersión, no hay viento. En su aplicación para guantes, es algo que aún estoy probando y valorando. Tenía unos guantes estupendos de neopreno de 3 mm con forro polar fino en el interior que eran mi mejor esperanza pero me los perdieron (junto con otras piezas de equipaje) en un vuelo y no los he vuelto a encontrar. De cara a proteger unos guantes de neopreno del viento, no es difícil, bastarían unos guantes o manoplas finos de nylon o similar (Camp vendía unas manoplas minimalistas que servirían para ello y no pesan casi nada) pero no deja de ser una capa más, añade cierta complejidad.

      Veo que lo tienes ya muy bien enfocado. No parece que necesites más información, sólo probar las diferentes opciones e ir viendo qué va mejor o, dicho de otra forma, qué te va mejor a ti. Se me ocurre comentarte que la capa impermeable no tiene por qué ser no-transpirable. Es una opción (la de no transpirabilidad) interesante a tener en cuenta, por lo menos no descartarla, pero no deja de ser mejor que la prenda transpire un poco. Lo que pasa es que ese poco de transpirabilidad no suele salir “gratis” e implica una prenda menos robusta, más cara, más pesada… quizá no todo a la vez pero sí alguna de esas relativas pegas, con respecto a una prenda no transpirable. En cualquier caso, es un detalle secundario. Lo que me parece más importante es separar la prenda exterior no-impermeable (vulgo, el cortaviento) y la prenda exterior impermeable (sea ésta también transpirable o no)

      Gracias por el comentario, un saludo

Di lo que quieras

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén & Contenido por Iñaki Diaz de Etura salvo mención específica

A %d blogueros les gusta esto: