Viajar a pie

Caminar para viajar. El mundo a escala humana

2016 en 19 imágenes

Momentos clave de un año viajando a pie (y en bici)

2016 arrancó seco y cálido en Iberia central. Hubo que esperar hasta febrero para que llegara la nieve. Fue a principios de marzo cuando cayó un buen paquetón y salimos corriendo (es un decir) a jugar y pasar momentos inolvidables. Era un día de visibilidad nula en las cumbres y de un mundo en blanco y negro en el bosque. Bajé con los esquís hasta este collado donde me topé con una nota de color en este grupo de caminantes:

6 de Marzo en Guadarrama

Cuando las cumbres están ocultas y barridas por los elementos, busco el abrigo del bosque y siempre lo encuentro. Los pinos silvestres son mi mejor compañía.

Bosque protector

El primer viaje en bici con escalas fue en mayo. Teníamos el plan ideal: carreteras pequeñitas, pistas grandes, en esas sierras del interior que están lejos de las ciudades. Habíamos tomado un camino que se metió en un cañón en el que el río discurría en zig-zag de pared a pared. Tuvimos que cruzarlo ¡seis veces! En esta ocasión, el compañero optó por portear la bici mientras el sol iluminaba la pared caliza:

Mayo en la Sierra de Albarracín

He visto cosas muy raras cuando los viajeros en bici intentaban integrar el vehículo en su sistema de acampada. A mí, que vengo del viaje a pie, me resulta inmediato usar la bici como soporte vertical genérico. Aquí, sosteniendo el Trailstar tras una noche de mucho viento:

Acampar con estilo

En verano, volví a viajar con los pies en el suelo para cumplir un viejo sueño: cruzar Islandia de norte a sur. Fueron 2 semanas intensas en una tierra que es de otro mundo (pero está en éste), atravesando el desierto del frío y sus islas de verde brillante, bajo nubes grandes y a lo largo de ríos gigantes. El viaje a pie en su máxima expresión.

Viajar a pie en su máxima expresión

Un manantial trae vida al desierto

El mundo mineral también puede ser colorido: montañas de riolita en las tierras altas de Islandia

Río glacial marca de la casa

Luz y oscuridad buscando hueco en el cielo de Islandia

Tras una semana de soledad, escena social en el sendero popular

Alfombra blanca (en lugar del más típico rojo) para celebrar el final de ruta

La segunda mitad del verano está muy bien para viajar en bici por Escocia: los midgets no te alcanzan mientras pedaleas. Durante 3 semanas, rodeamos fiordos, disfrutamos del sol y de la lluvia, probamos redes y repelentes para acabar aceptando que la mejor estrategia anti-midget era tomarlos con buen humor y echamos la pota en el ferry de vuelta de las Hébridas. Nos lo pasamos genial.

Applecross. Nos gusta subir cuestas empinadas

Luces especiales en Loch Awe

Impresionantes megalitos en Calanish

Acampar junto a una playa de arena fina en Harris

Carreterillas de North Uist

Salimos en bici en diciembre. Es una cita clásica y no buscamos climas cálidos para compensar. El frío y los días cortos son la mejor excusa para buscar el calor de los bares pero dormimos en nuestras tiendas. Queremos ver cómo se congela todo.

Día frío y oscuro en el Maestrazgo turolense

Es donde se duerme mejor

No dejes la camiseta húmeda a secar en el manillar durante la noche…

Anterior

Hacia una mochila óptima: las gafas de sol

Siguiente

Terranova 2017

11 Comentarios

  1. Iñigo

    Bonitas fotos, y que jodíos los midges. Tengo entendido que los insectos no atraviesan tejidos cortavientos como el Pertex Quantum. ¿Lo hacen en el supplex?. Un saludo.

    • Viajarapie

      No creo. Mucho aguijón iban a necesitar, el Supplex es muy denso. El Pertex Quantum es más fino pero aún más denso. Los mosquitos, desde luego, no pueden con ninguno de los dos. Los midgets, mucho menos, son muy pequeñines.

      Gracias por el comentario, un saludo

  2. jose

    Hola, después de ver las fotos de Guadarrama y Teruel me surge una consultilla… tenía entendido que en España la acampada libre no estaba permitida, restringida únicamente a pernocta estricta y a ciertas altitudes, por lo menos en los parques, no?

    Después de probar la acampada libre y el wilderness, acampar en un camping te deja a medias.

    • Viajarapie

      En algunos parques o zonas protegidas, hay, efectivamente, una regulación específica. En esos casos, habrá que atenerse a lo que diga esa regulación. En el resto del territorio, mientras sea público, hay un cierto limbo. La posible regulación es competencia autonómica así que puede variar de una autonomía a otra. Yo me he leído alguna y menciona una prohibición expresa de la acampada libre pero a brochazo gordo, sin especificar qué es (y qué no es) acampada. En casos como los de esas fotos, lo que hacemos es una pernocta, sin estar en el sitio más allá de lo estrictamente necesario, algo que entiendo que encaja en el derecho de tránsito por el territorio expresado en la constitución. Entiendo que se pueda restringir el establecimiento prolongado pero no la pernocta, que es una parte indivisible del tránsito por el territorio. Entiendo también que se restrinja incluso la pernocta en áreas sensibles pero no de forma general. De todas formas, y sin haber siquiera leído todas las normas que puedan aplicar a estos casos, ya digo que mi impresión es que hay un cierto limbo.

      Eso me preocupa poco. Me preocupa más el que se extienda la idea de que pernoctar en el campo es algo malo, así, en genérico. Algo de eso hay en nuestra sociedad pero mi impresión es que es un sentimiento no del todo desarrollado. La mayor parte de la gente ve esto con distancia porque pasar la noche al aire libre es algo muy poco popular y poca gente se ha parado a reflexionar sobre ello. Yo lo veo como un derecho básico, sería una sociedad muy triste aquella en la que algo tan inherente al ser humano como pasar la noche al aire libre estuviera prohibido. Por el momento, es un debate que no se está dando pero deberemos estar pendientes de defender esa idea si alguna vez se da.

      Mientras, en la práctica, aplicamos prudencia, responsabilidad y sentido común. Pernoctamos en sitios discretos, evitamos zonas frágiles y tratamos al lugar donde pernoctamos como si fuera nuestra casa porque, de hecho, lo es. En zonas rurales, si pernoctamos cerca de un pueblo y puede ser díficil aplicar discreción, a veces, aplicamos la idea contraria y hablamos con la gente local como forma de evitar la imagen de clandestinidad y el recelo que pudiera levantar; normalmente, la gente reacciona estupendamente y con ganas de ayudar. De una forma o de otra, hasta ahora, no hemos tenido nunca ningún problema.

      Pernoctar al aire libre es una de las cosas más hermosas del viaje. Como dices, un camping no es lo mismo. No es sólo dormir en un saco dentro de una tienda, es algo más.

      Un saludo

      • Jose

        Gracias por tus comentarios, opino igual que tú, es hermosísimo, esperemos que siga rigiendo el sentido común.
        Saludos

  3. Laura Torres

    Hola! Una pregunta. En la mayor parte de estas fotos estás usando una tienda de campaña convencional. ¿No usas tu siltoldo? Ese que te hiciste con silnylon. Es que estoy mirando yo para hacer uno y poder reducir el peso de mi mochila quitando el peso de una tienda. Pero al ver ahora tus fotos me hace dudar… ¿Acaso depende de la temperatura? ¿Para más frío utilizas tienda y el siltoldo lo usas sólo en verano? Es eso?
    Muchas gracias por compartir tus experiencias que son tan útiles para los nuevos como yo.

    • Viajarapie

      Hola Laura, el Siltoldo está pendiente de una reparación, le tengo que sustituir los lazos de cinta plana (donde van atados los cordajes) porque usé una cinta que se deshilacha. Era el primer toldo que hacía y aún no la había probado. Parecía una cinta fuerte, y lo es, pero no es adecuada para ese uso, debe ser una cinta para coser íntegramente encima de otro material. Es una reparación sencilla pero que lleva tiempo de trabajo y la tengo pendiente desde hace mucho. Por otro lado, para uso con dos personas, que es para lo que usaría el Siltoldo, ahora estoy usando la pirámide de color verde-oscuro que ves en un par de fotos. Con el tiempo, he llegado a preferir pirámides a toldos planos, las pirámides son maravillosas. En el fondo, el concepto es el mismo porque esa pirámide es un toldo también, sólo cambia la geometría pero no se trata de una tienda clásica (con armazón, doble techo, suelo integrado… no tiene nada de eso)

      Cuando viajo en solitario, tengo varias opciones y en este momento la que más uso el el Trailstar, esa pirámide bajita de color gris claro que puedes ver en la foto con pie “Acampar con estilo”. Nuevamente, es el mismo concepto, un toldo, y éste además es plano pero de 5 lados y se monta en forma piramidal.

      La única tienda más o menos clásica que tengo es la Stephenson’s Warmlite, que es la de color verde claro que aparece en un par de fotos (sobre la nieve en el bosque y en una zona de acampada en Islandia). Es una tienda que uso poco, principalmente en invierno y en la nieve porque es muy fácil de anclar (sólo necesita 3 puntos de anclaje y así puedo usar los esquís y el piolet, no necesito más anclas) y porque es muy sólida si hace viento, cosa importante siempre pero más aún en invierno. Normalmente, no la uso el resto del año pero precisamente en 2016 me la he llevado al viaje de verano porque era en Islandia y allí, en el interior, puede haber tormentas de arena y un sistema de acampada basado en un toldo no es buena idea. Normalmente, me habría llevado el Trailstar.

      El tema de la temperatura que mencionas es un factor pero no el principal. Una tienda cerrada es más “cálida” que un toldo abierto pero no siempre es lo más conveniente. A veces, es mejor ventilar (para evitar condensación, por ejemplo) aunque sea a costa de tener menor temperatura en el interior. De la misma manera, una tienda de doble pared conserva mejor el calor que una tienda monocapa o un toldo pero, claro, pesa más, a igualdad del resto de factores.

      En resumen, sigo usando toldos, preferentemente, aunque ahora estoy usando toldos piramidales más que toldos planos pero aún conservo todos mis toldos planos y los uso de vez en cuando. Siguen siendo válidos y, si te piensas hacer uno, por mi parte, animarte a que lo hagas. También lo puedes hacer piramidal pero, claro, el diseño es algo más complicado. Si quieres hacer algo sencillo que funciona, me parece buena idea hacer un toldo plano, es una forma estupenda de empezar.

      Un saludo

      • Laura Torres

        Muchísimas gracias por tu respuesta!

        El trailstar te lo hiciste tu? parece estupendo! ¿cuáles son las medidas?

        He encontrado un Tarp en Amazon que podría valer: amazon.co.uk/d/…

        Vale, no es como hacerlo uno mismo pero al final en precio sale casi igual y para alguien que no tiene maquina de coser…. Aunque es con impermeabilizante de silicona y PU no sólo silicona que será una peor calidad…. ¿qué te parece?

        Y una pregunta, con el Trailstar ¿no tienes problemas de mosquitos por la noche ? Imagino que si enciendes el frontal en la tienda entraran todos por todas partes….

        ¿De suelo que usas con el Trailstar?

        Muchas gracias!

        • Viajarapie

          El Trailstar es un modelo comercial de Mountain Laurel Designs:

          mountainlaureldesigns.com/…

          Como verás en la web de MLD, venden también un suelo, con o sin mosquitera. Los insectos son un problema sólo en una época muy limitada del año, conviene tener la opción de usar un suelo sin mosquitera para no llevar peso extra de poca utilidad en esa mayor parte de meses en la que no hay insectos o hay pocos. Yo uso un suelo rectangular normal, el mismo que con otros toldos.

          El tarp que enlazas no está mal, no es de peor calidad por tener impermeabilización por silicona+PU. El uso del PU suele ser por alguna (o ambas) de dos razones: para poder sellar costuras mediante proceso industrial y para poder aplicar tratamiento ignífugo. El PU no es malo, aunque tiene algunas desventajas frente a la silicona: es más sensible a la radiación UV (por eso se aplica sólo a las caras interiores) y es menos elástico, lo que hace al conjunto menos resistente. Un tejido con cierta elasticidad aguanta mejor las fuerzas a las que se le somete.

          Efectivamente, un tarp económico suele tener un precio similar al de los materiales para hacértelo (sin contar tu propio tiempo de trabajo) así que comprarlo hecho no es mala idea a no ser que hacértelo sea un objetivo en sí mismo y siempre que el tarp que compres se ajuste a lo que quieres. Este que enlazas es bastante grande, sería para dos personas y con mucho espacio, lo que, en general, es buena idea en el uso de tarps, te da muchas opciones de montaje y es muy cómodo en el uso. Para que te hagas una idea del tamaño, en un montaje básico (a dos aguas) podrías meter 4 ó 5 personas ahí. Al ser tan grande, puede necesitar un buen anclado si hace viento pero veo que lo tiene bien previsto, tiene muchos puntos de anclaje. En general, me parece una buena opción para iniciarse en el uso de tarps.

          • Laura Torres

            Muuuchiiiisimas gracias!!

Di lo que quieras

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén & Contenido por Iñaki Diaz de Etura salvo mención específica

A %d blogueros les gusta esto: