Esto es lo que pasa tras un atracón de blueberries (o eran hackleberries, no sé...)