Resumen rápido de la historia que ya conocéis: los teléfonos móviles devinieron “smart”, se convirtieron en mini-ordenadores con conexión a diferentes redes y, cuando la red GPS se unió a la lista, la cosa se empezó a poner interesante para su uso como herramienta de orientación en montaña. Se postularon como una alternativa a los receptores GPS específicos. Desde entonces, podemos elegir y tenemos una razón más que justifica ir al monte con el telefonaco.

Teoría de la evolución

Leer más