Primer tramo, en dirección oeste, de una ruta por unas montañas de dirección norte-sur, lo que implica un atracón de subidas y bajadas para atravesar cordilleras de tamaño creciente en búsqueda de la divisoria continental, allí donde las aguas deciden si van a un océano o a otro.