Entre los montes Sawatch y los San Juan hay una zona de transición con relieves suaves y amplias llanuras a casi tres mil metros. Hay que pasar calor, buscar agua debajo de las piedras y caminar en modo gregario. El viaje a pie es así y sigue siendo bonito.