Mount Thielsen

La sección comienza con la realización del sueño de ver Crater Lake. A partir de ahí, una de las pruebas más duras hasta ahora; en parte, por las distancias y, sobre todo, porque los pies empiezan a quejarse de tanto exceso. El paisaje monótono no ayuda a distraer la mente pero me niego a pensar que esto, aún así, no merece la pena (y, debo decir, la merece)