Final del verano, arándanos maduros

Muy bonito pero aún me falta algo. La proximidad y las grandiosas vistas del monte Rainier, el gran volcán, dan la nota de color (blanco) a esta sección pero las montañas, algo más que notables, siguen sin hacer honor a mis recuerdos de lo que va a venir después. Sección de transición, pues, y de espera. Últimas etapas con cierto componente social antes de dar la bienvenida a la soledad y la grandiosidad de las Cascades Septentrionales.