Pulcritud colorista repentina en medio de la nada: el faro de Carmanah